Ya había asistido a conciertos de hip-hop, tenía como referencia conciertos de JAY-Z, Kendrick Lamar, J.Cole o Chance The Rapper; sin embargo, nunca había presenciado algo tan grande como el Saint Pablo Tour de Kanye West.

Todo fue diferente, desde la dificultad para comprar boletos, la multitud de personas queriendo comprar mercancía oficial, las celebridades que entraban por una puerta exclusiva al estadio, TODO era totalmente diferente.
Asistí a la segunda noche de 6 que estaban programadas para el Forum de Inglewood, el recinto que sería la casa para recibir a Kanye West y sus 31 canciones programadas para cada noche.

uy6EPM4

Al llegar al estacionamiento, caminé rumbo a una de las entradas para el estadio, en mi camino una camioneta nos detuvo y guardias de seguridad se encargaron de que nadie cruzara, era la familia Kardashian arribando al estadio.
Segundos después, un Rolls Royce ocupa el lugar que abandonó la camioneta y se baja Drake junto a Noah 40, su productor más conocido; desde ahí entendí que este concierto sería diferente a lo que había presenciado antes.

La audiencia se notaba demasiado inquieta desde antes del concierto hasta en la fila para comprar mercancía del tour; era tanta la gente que hice cerca de 30 minutos para poder comprar una camiseta.

Ya dentro de las gradas, comprendí que Kanye West flotaría sobre la gente durante todo el concierto y así fue, comenzó con Father Stretch My Hands, una de mis canciones favoritas de ese álbum y el ambiente cambió rotundamente.

La gente que estaba en acceso general, corría por toda esa área siguiendo el escenario flotante que Kanye West y su producción lograron montar en escena.
La energía que se sentía era increíble, además que West dejó de lado su ego y se comprometió con dar un show épico y lograr que fuera congruente su actuación con la producción y logística del evento.

rs-kanye02-ef15fc99-a7cf-47f8-be4d-5d5c8b9cd549.jpg

Es una lastima que más de 20 fechas se hayan tenido que cancelar debido al incidente de Kim Kardashian en Paris, ya que cada noche era un acto que pasaba a la historia.

Sin duda considero que dentro de los tours que ha emprendido Kanye West, este ha sido uno de los más grandes en su carrera, lo pondría solo por debajo del Watch The Throne Tour con JAY-Z.

Hoy en día podría decir que este ha sido uno de los conciertos que más me ha emocionado y sorprendido por todos los aspectos ya mencionados anteriormente, fuera de toda la locura y controversia de Kanye West, considero que es un genio de la industria y un innovador en muchos sentidos que posiblemente solo caben en su mente.

I Was There: Una sección en la cual podrás contar tu experiencia en conciertos, exposiciones de arte, pasarelas o cualquier evento relacionado a nuestro contenido, hoy tocó el turno a Romel Miranda; si estás interesado en escribir tu experiencia, contáctanos por mensaje privado.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.