Nacido en el barrio del Harlem, con su padre falleciendo a los 2 años a causa de un choque automovilístico mientras conducía en estado de ebriedad y una madre que dejó la crianza de su hijo a otros familiares, parecería la combinación perfecta para provocar un futuro tambaleante en un niño.

451.jpg

Se trata de Richard Melville Hall, mejor conocido como Moby, apodo que fue adoptado debido a que su tío bisabuelo es el autor de la obra maestra Moby Dick; el oriundo de Harlem alcanzó la cúspide de su carrera electrónica con su disco Play, especialmente el track titulado Porcelain.

A lo largo de su carrera, Moby ha logrado vender arriba de 20 millones de discos alrededor del mundo, participado en los festivales más importantes y realizar giras alrededor del mundo; su amor por la música comenzó a la edad de 9 años cuando conoció la guitarra y el piano, durante su adolescencia participó en diferentes bandas punk antes de convertirse en uno de los máximos exponentes de la música electrónica de principios de los noventas.

Su carrera saltó a otra dimensión con el tema Porcelain, el cual se realizó en una etapa dentro de la vida del interprete donde, confiesa estar profundamente enamorado de una persona, la cual, en su interior sabía que no debían estar juntos; un tema electrónico melancólico que hace que los sonidos del mismo te lleven a una dimensión sensorial inigualable.

En 2018, A$AP Rocky utilizó la base de este tema para el primer single de su álbum Testing, titulado A$AP Forever.

Pareciera que la vida de Moby estaría destinada al éxito y la fama mundial, misma fama le consiguió el boleto para una montaña rusa que tenía como destino depresión, alcohol, drogas e intentos de suicidio.

El interprete, ahora con 4 libros en su repertorio, confesó en alguno de ellos lo siguiente:

“Era un alcohólico solitario y quería desesperadamente amar a alguien y ser amado a cambio. Pero cada vez que intentaba acercarme a otro ser humano, tenía ataques de pánico paralizantes que me mantenían aislado y solo. Tuve unos cuantos años exitosos gracias a la música y vendí decenas de millones de discos, pero mi carrera cambió. No pude encontrar el amor o el éxito, así que traté de comprar la felicidad”.

Durante los libros que el redactó, se puede apreciar una personalidad atormentada por su pasado, principalmente por ausencia de su padre; en 2008, Moby intentó suicidarse al ingerir 15 tragos de alcohol, cocaína y un puño de Vicodin.

Después de caer a lo más profundo de su vida, entró a rehabilitación para encontrar el camino que lo rescataría de ese tormento en el que vivía.

moby_showcase_1.jpg

Actualmente, a sus 53 años se encuentra rehabilitado y luchando por los derechos de los animales; cuenta con un restaurante vegano en Los Angeles y es una figura activista que día a día ejerce su voz para defender alguna causa.

La carrera de Moby ha pasado por los géneros del house, el punk, el techno, el trance, álbumes orquestales e incluso algunos que parecieran casi acústicos; al igual que su carrera artística, su vida pasó por caminos difíciles comenzando por un futuro incierto, la estabilidad, la riqueza económica, la infelicidad, la depresión, las drogas y la rehabilitación.

Escuchar los temas del estadounidense pueden reflejar todas estas etapas de su vida en las cuales, es difícil comprenderlas por si solas; sonidos melancólicos, líricas en defensa de los animales, amor a Cristo y amores incompletos.

El es Moby, el que murió y renació para encontrarse consigo mismo de nuevo; hoy en día se encuentra alejado de la música e invierte en negocios, además, confiesa ser bueno para ello y bromea con no necesitar salir de gira para vivir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.