Un Perro Andaluz o por su título original Un Chien Andalou es un cortometraje filmado a principios de abril de 1929 en París y estrenando el 6 de junio de ese mismo año en el cine parisino “Studio des Ursulines”. La película de corta duración es el producto de la colaboración entre los grandes genios Salvador Dalí y Luis Buñuel, que, inspirados por el movimiento vanguardista del surrealismo, decidieron crear esta famosa obra de culto. El surrealismo tenía como principal premisa expresar pensamientos libres de control, superando la realidad, la estética y la moral, liberando así los fantasmas del subconsciente, a través de cualquier forma de expresión posible.

La esencia de la película recae en sus escenas despampanantes que envuelven al espectador en un viaje onírico por la irracionalidad de los impulsos eróticos y la transrealidad de la naturaleza humana, trascendiendo de la narrativa lineal y canónica de su época. El numen de los artistas surge de la idea de plasmar el nudo de la fusión entre dos sueños, el de Luis Buñuel el cual soñó con un cuchillo cortando un ojo y el de Dalí que soñó con las palmas de sus manos repletas de hormigas. Llevando al filme a ser una vivencia muy parecida a un sueño, desligado de toda lógica y conexión entre los elementos que lo componen.

La cinta está fuertemente relacionada con la interpretación de los sueños y el proceso primario del psicoanálisis de Sigmund Freud. Esta influencia se puede observar en el desarrollo de sus secuencias, ya sea en aspectos como la desfiguración de la materia, la translucidez en objetos sólidos como el cuerpo humano o los saltos irregulares en la línea temporal de la trama. Por otro lado, la trama refleja una firme contradicción al principio de los deseos reprimidos realizados a través de los sueños, presentando una frecuente frustración en los distintos protagonistas y objetos a lo largo de toda la película.

18821456.jpg-r_1280_720-f_jpg-q_x-xxyxx

Hoy después de 90 años de su estreno sigue siendo uno de los filmes más simbólicos y desconcertantes de todos los tiempos. Y gracias al estrecho vínculo que guarda con las teorías freudianas, esta obra es catalogada como el detonante del cine surrealista y también un parteaguas en la carrera cinematográfica del director Luis Buñuel y de la carrera artística de Salvador Dalí. Sin dudas una película que cualquier amante del cine debe llegar a ver.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.