Si fuera el último día de tu vida estarías dispuesto a dar lo mejor de ti o te conformarías con el “¿Qué hubiera pasado sí?” … Eso es exactamente lo que The Beatles se cuestionó hace 50 años antes de entrar al estudio de grabación por última vez en su carrera y crear Abbey Road.

La era The White Album y Let It Be

La situación era atroz, la economía de Apple Studios era complicada y la relación entre Lennon, McCartney, Starr y Harrison era casi inexistente desde la grabación de The Beatles o también conocido como The White Album.

Listos para tomar caminos separados deciden entrar al estudio una vez más para grabar Get Back (que posteriormente cambiaría de titulo a Let It Be) en 1969 con el pensamiento de que estos eran sus últimos días juntos, al terminarlo, la relación entre Lennon y McCartney era un completo desastre, por su parte, George Martin (el productor de The Beatles) había perdido su autoridad por completo y no pareciera que esto fuera a arreglarse en ningún momento.

Ante el descontento de su última grabación, Paul McCartney, a tan solo 3 semanas de haber terminado Let It Be, comenzó a llamar a las 4 mentes maestras, incluyendo a George Martin, para intentarlo una vez más y volver a las raíces que los llevaron a la cima de la industria; los 4 sabían que Let It Be no estaba a la altura para ser el final de su carrera juntos.

Abbey Road, musicalmente más juntos que nunca

En una relación tan desconectada, pareciera que instrumentalmente nunca habían estado tan juntos, la fórmula entre Lennon y McCartney funcionaba a la perfección con vocalizaciones al mismo sonar, inclusive, en repetidas ocasiones Harrison se unió para formar un sonido nunca antes escuchado en ellos, Ringo Starr no desafina en la batería y consigue Octopus’s Garden.

abbey-road-14

En el caso de George Harrison, Abbey Road significaría su consagración como compositor y demostraría su innegable talento en un par de ocasiones.

Come Together marca el inicio de esta aventura titulada Abbey Road con Lennon en la guitarra y los vocales, acompañado por McCartney al bajo; un rock honesto y crudo al estilo de Lennon, dicha canción había sido compuesta para una campaña política de un amigo suyo, mismo que en su momento, decidió no utilizar.

Mientras Lennon decidía comenzar con un rock estruendoso, llega Something, el segundo track de este álbum, mismo track que consagraría a George Harrison como un completo genio en la composición.

Una balada inspirada en su pareja de ese entonces, Pattie, demuestra el lado más sensible del guitarrista; Something logró salir como Single en aquel entonces, convirtiéndose en la primera vez que una canción compuesta por Harrison consiguiera tal reconocimiento, sin duda una de las mejores canciones del disco.

Paul McCartney aparece por primera vez como compositor con una canción divertida en su sonar, pero extraña e inclusive de terror en su composición; ese sonido amigable acompañado por la nueva adición de Harrison, el sintetizador Moog, narra la historia de un estudiante que asesina con su martillo a sus compañeros de clase:

<< Bang! Bang! Maxwell’s silver hammer
Made sure that she was dead>>.

Trasladándose a polos opuestos, Paul regresa con Oh! Darling, una triste balada en la cual muestra sus sentimientos más depresivos hacia la persona que ama; en entrevistas, el interprete confiesa que le costó trabajo llegar a las vocales que la lírica requería.

Por su parte, Lennon respondía a que simplemente el era el indicado para interpretar Oh! Darling, ya que el sin mayor esfuerzo podía realizar esos desgarrantes gritos, pero “concedía” a McCartney la dicha de interpretar esta canción ya que era de su autoría.

Como lo mencioné en el primer párrafo de este artículo, todos los miembros buscaban dar lo mejor de ellos y así fue, por su parte, Ringo Starr aportó una canción divertida sobre historias que le contaba un amigo de aquellos tiempos, un viejo capitán que narraba aventuras del mar, mismas que dieron origen a Octopus’s Garden; el caso de George Harrison es único, después de tantos años bajo la sombra de Lennon y McCartney, su potencial fue reconocido finalmente. En esta canción con unos juegos de guitarra al inicio y durante la duración de Octopus’s Garden.

Abbey-Road-8-de-agosto-de-1969

Distinto al resto del grupo, Lennon venía de pasar por un choque automovilístico en el cual puso a riesgo su vida, la de Yoko Ono y su hija; dicho acontecimiento daría origen a I Want You (She’s So Heavy), lo más oscuro que se escucha durante Abbey Road y se convertiría en una de las canciones más largas en la discografía de la banda (7:47 minutos).

Una y otra vez, George Harrison demostraba que estaba en un momento de inspiración total, lamentablemente sería en sus últimos días con la agrupación, pero dejando de lado esto, Harrison dio a luz a Here Comes The Sun, una canción que pasaría a la historia como una de las mejores de todos los tiempos.

Because es instrumentalmente uno de los momentos más íntimos y unidos de The Beatles, ya que al unísono, Harrison, Lennon y McCartney armonizan esta melodía al ritmo del Moog que recién habían utilizado.

Dentro del lado B de Abbey Road, se encuentra un medley compuesto de inicio por You Never Give Me Your Money, Sun King, Mean Mr. Mustard, Polythene Pam, She Came Through the Bathroom Window, Golden Slumbers, Carry That Weight y The End.

Dichas canciones pasan por diferentes temas como la situación económica de Apple Studios, en Sun King se puede escuchar a Lennon cantando en otros idiomas, en las demás podemos escuchar historias de fans entrando por la puerta de baño a la casa de Paul McCartney, poemas, entre otras situaciones.

690808_abbey-road_06.jpg

Carry That Weight es una de las mejores canciones de este conjunto de temas, ya que es cantada por los 4 miembros de la banda y nos lleva a dimensiones jamás escuchadas en la agrupación, este track da entrada a la última pieza de este rompecabezas, The End.

The End es como lo dice la canción, es el final de toda una era, un antes y después, y que mejor forma de finalizar la carrera de los grandes de Liverpool que dando lo mejor de ellos.

En esta canción podemos apreciar el primer y único solo de batería que Ringo Starr estuvo dispuesto a componer en toda la discografía de The Beatles, por otra parte, pareciera una batalla de solos de guitarra entre McCartney, Harrison y Lennon, ya que uno tras otro ponen fin a esta bella y majestuosa obra de arte titulada Abbey Road.

Al final de esta canción, McCartney termina diciendo And in the end, the love you take, is equal to the love you make, catalogada por Lennon como una de las frases más cósmicas que Paul escribió durante su carrera.

1565250101_557933_1565250401_gigante_normal.jpg

Con tan solo 26 segundos, Her Majesty se convirtió en la última canción de Abbey Road; dicha canción pertenecía al medley de canciones, pero McCartney decidió desaparecerla, al poco tiempo, uno de los ingenieros avisó al cantante sobre añadirla al final para agregar un toque extraño al desenlace y una vez convencido, decidió agregarlo para convertirse en el final de este álbum.

Abbey Road no es el final de The Beatles, es el final de toda una era para la industria musical y marca un antes y después en la música; 50 años después de su lanzamiento, Abbey Road suena más vivo que nunca, algo que solo se logra con dedicación, innovación, perseverancia y calidad, la fórmula perfecta para trascender.

 

2 comentarios sobre “Abbey Road: Medio siglo después.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.