Pocos artistas como Julio Ruelas han surgido en la pintura mexicana, no sólo por sus marcadas influencias europeas, que debía a su estancia en Alemania y Francia, sino también al sentido trágico que perseguían los temas representados en sus pinturas, y en cierto término, su corta vida.

De orígenes zacatecanos, Julio Ruelas (1870-1907) destaca entre los pintores mexicanos de la dictadura porfirista, por tener puestos sus ojos, su mente y su arte en temas escabrosos como la muerte, la desolación y un erotismo fatal, donde los amantes representados en sus trabajos eran más víctimas de la pasión que cómplices.

JULITO 2

El zacatecano formaba parte de ese círculo de intelectuales conformado por escritores que estaban interesados en inyectar el modernismo en las venas del arte latinoamericano, con énfasis en México, ya que era éste el país por donde circulaba la Revista Moderna, publicación que servía de casa a los poetas malditos influenciados por Baudelaire y los simbolistas franceses, a ensayistas inspirados por Nietzsche y el pensamiento alemán y todo aquel que se atreviera a romper con las tradiciones que imperaban en la época.

Fue gracias a la Revista Moderna que se pudieron publicar muchos de los dibujos del artista, trabajos que eran los equivalentes en pintura a lo que fantaseaba Baudelaire o Lautréamont; y que mostraban que Ruelas no entendía la belleza en un sentido tradicional, en él, vemos que todo lo hermoso es aquello que destila espíritu humano, porque como con el amor, nunca se es más humano que cuando sentimos dolor.

JULITO 3

El pintor, que había pasado sus últimos años en Francia, finalmente muere de una supuesta tuberculosis, aunque siempre se rumoreó que había sufrido de delirium tremens. Aunque haya sido poco valorado en vida, su obra ha sido más divulgada y el poeta visual mismo, ha sido reconocido con el tiempo como uno de los pintores más importantes del arte mexicano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.