5RXSYuAkhqumgV0Xrm7A3Fy4Z8l-17.jpg

Después del estreno de Barry Lyndon, Stanley Kubrick buscaba una nueva historia para su próximo largometraje, se dedicaba a tomar una pila de libros elegidos al azar, leía las primeras páginas y si no eran las necesarias para atraparlo, arrojaba el libro contra la pared, su secretaria contaba que era muy frecuente escuchar cómo eran arrojados esos libros contra la pared, un dia el sonido paró, Kubrick se encontraba leyendo The Shining de Stephen King.

Kubrick mencionó que The Shining era una lectura compulsiva con una trama, ideas y estructura ingeniosa a comparación de lo que se encontraba en el género de terror. Kubrick tomaría este libro como un trampolín para hacer algo distinto conservando a los personajes pero dejando totalmente de lado sus antecedentes, así como subtramas que explicaban los sucesos de la novela; Kubrick veía esto como una forma de arruinar el misterio y optó por abordar la historia siempre desde la ambigüedad. Diane Johnson se encargaría de escribir esta nueva versión de The Shining, rechazando el guión escrito por el mismo Stephen King.

Stanley Kubrick era un perfeccionista en todos los aspectos de su filmografía, narrativamente, visual, técnico, y siempre llevaba al límite a sus actores. Uno de los casos más conocidos fue en el rodaje de The Shining donde diversas tensiones entre los protagonistas Jack Nicholson y Shelley Duvall los llevaron a situaciones de alto estrés. La infame escena del bate de béisbol fue rodada alrededor de 127 veces, Shelley Duvall en cada toma tenía que llegar a un punto emocional muy fuerte, Kubrick no estaba contento con su actuación y decidió llevarla al límite, en la toma final que es la que quedó en la película podemos como Shelley Duvall rompe en llanto, esto estaba fuera de su personaje, el terror y las lágrimas eran producto de la desesperación y agotamiento, en un segmento del Making Of que fue grabado por la hija de Kubrick se puede ver a Shelley enseñando a la cámara el cabello que estaba perdiendo por parte del estrés de la producción.

Esta película es una de las más influyentes en el género y esto se debe a como Kubrick  la abordó, dándole un papel protagónico a la ambigüedad, donde lo misterioso e intrigante no se explica, a esto sumándole que estamos en un ambiente que es convencionalmente cómodo, el ambiente familiar perturbado por fuerzas externas que llevará a cada uno de ellos a su punto más extremo.

A esta película se le han atribuido diversos significados, algunos un poco conspirativos, que la película es una confesión de Kubrick por la falsa llegada a la luna, que esta película es una crítica al desplazamiento de las tribus indígenas, hasta teorías illuminati, pero esto se debe a su ambigüedad, al no explicar nada imaginamos todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.