PostsVParte2-15-1Seven es una película estrenada en 1995 dirigida por el aclamado director David Fincher. A lo largo de este filme de thriller acompañaremos a los detectives Somerset y Mills a través de una ciudad en decadencia donde reina la lluvia, la apatía y la hostilidad. En la búsqueda por descubrir quién está detrás de una serie de múltiples asesinatos que girar entorno a los 7 pecados capitales. La sensación de impotencia y duda se vuelve cada vez mayor conforme avanza la película, ya que cada pista solo genera más preguntas que respuestas y al parecer la identidad del asesino sigue siendo un callejón sin salida.

Andrew Kevin Walker el guionista de la película tenía como objetivo plasmar el lado más deshumanizado y desalmado del ser humano, el protagonista un psicópata que juzga a hombre y mujeres bajo sus principios morales, haciendo justicia por sus propias manos. La atmosfera grisácea de la ciudad expide un tono áspero e insípido ideal para darle cobijo a los asesinatos de Doe que buscaban redimir a la sociedad de sus pecados y despertar la conciencia sobre la decadencia en la que se ven sumergidos. El nivel de profundidad que llega a tocar este largometraje es increíble, nos hace sentir desconfiados, alertas y pesantes aun horas después de que finalice la película, ya que en cierta manera es un reflejo de nuestro mundo.

David Fincher se consagro al reinventa la formula del género. Presentándonos un conflicto principal en este caso las misteriosas escenas del crimen, seguido por el fuerte involucramiento de los detectives por medio de sus decepcionantes investigaciones, para después dar un giro inesperado con el antagonista entregándose a las autoridades. Rompiendo con lo común en el cine de Suspenso, donde el conflicto era solucionado por los protagonistas después de pasar por un contratiempo y teniendo un enfrentamiento cargado de acción y violencia en contra del antagonista.

Sin embargo, en Seven el desenlace es muy distinto ya los papeles se invirtieron y no hubo una sola pisca de violencia, generando así una fuerte sensación de desasosiego y confusión en el espectador.

1366_2000.jpg

La película que le dio vida al cine de autor de Fincher, con una paleta de colores donde predominaban los matices de negro, gris y café oscuro, que trasmiten un ambiente sórdido y decadente. Otro punto a resaltar es el uso de la contraluz y el contraste por el cual se cristaliza una mayor conexión emocional con sus personajes, en este caso con el detective William Somerset, el detective David Mills y su esposa, todo esto resultado de la limitada cantidad de luz que mantiene a nuestras mentes mucho más atentas.

El perfeccionismo de Fincher es lo que lo caracteriza, es un director meticuloso y calculador, que no deja pasar ningún detalle por mínimo que sea, regalándonos así un cine lleno de sustancia y belleza con un magistral uso de los planos secuencias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.