El legado del Can sigue más vivo que nunca, aún después de 5 años de su misteriosa muerte el Chamo González sigue teniendo un impacto gigantesco en la escena del rap latinoamericano y en los corazones de sus incontables seguidores. El gran índigo del tintero se encargó de crear una serie de obras musicales que han alcanzado un nivel de trascendencia insuperable, abarcando una diversidad de temas que reflejaban una visión de todo lo que Tyrone José González percibía en su entorno y de lo que sentía en lo más recóndito de su ser.

canser.jpg

Para llegar a comprender la profundidad y la poesía social que se esconde detrás de las canciones del Catire es necesarios saber el contexto del cual nace la figura de Canserbero; Un joven Tyrone tiene su primera experiencia cercana con la muerte a la temprana edad de 8 años tras el fallecimiento de su madre y años más tarde en su adolescencia se vuelve a encontrar con ella cuando le arrebata a otro ser querido, en esta ocasión su hermano. Originando en Tyrone sus principales cuestiones, la muerte, la melancolía y la tristeza, la cual se observa de manera más que clara en su segundo álbum como solista titulado “Muerte”, en el cual se abarca a la muerte desde diferentes perspectivas, ya sea en temas como “C´est la mort”, “De mi muerte”, “Maquiavélico”, “Es épico” o en el tema del álbum “Vida”, “La ley del Hielo” donde habla sobre el proceso de duelo tras la muerte de su madre.

No es solo la muerte el tema central en la mayoría de sus composiciones sino también la exposición de la violencia y pobreza que se vive en los barrios pobres donde gobierna la tiranía y el hampa. Canserbero fue el vocero de aquellos que nadie escuchaba, protestando con un punzante y crudo mensaje en contra del sistema corrupto que abrazaba su nación, exponiendo la realidad de las zonas populares y marginadas, donde el protagonista es la delincuencia, la violencia, el racismo y la discriminación. El Chamo intentó a través de la música generar conciencia y despertar una preocupación por el entorno de las regiones del mundo donde reina la opresión, la injusticia y la necesidad. Esto se puede ver reflejado en canciones como “Canción de la prisión”, “Hace falta soñar”, “Mucho gusto” y “Un día en el barrio”, por mencionar algunos.

Otra de las principales preocupaciones del Can era la condición de la naturaleza humana y como el comportamiento de los seres humanos podía llegar a corromperse por los celos, el consumo de sustancias nocivas, la traición, el ajuste de cuentas, la hipocresía y la desconfianza. Esto se pueden observar de manera más clara en temas como “Jeremías 17-5”, “Mundo de piedra” o “Llovía” entre algunos otros. Sin embargo, Canserbero también nos muestra una cara positiva, que busca la manera de superar cualquier dilema que se nos plante y alcanzar un estado de felicidad constante pase lo que pase. Esta faceta se explaya de manera más completa en canciones como “Y la felicidad qué”, “Mañana será otro día” y “Pensando en ti”.

Es inevitable ver en Canserbero una dualidad que abrasa sus dos álbumes como solista, no obstante, existe una cantidad de temas que conforman esa zona gris entre la vida y la muerte, ya sea acompañado del buen Lil Supa o del mítico Apache. El Chamo González nos regaló música no comercial y critica que llegaría a los oídos de toda América y algunos rincones de Europa, posicionándose con ello como el mayor exponente de Rap consiente que ha existido en la cultura de Hip Hop en español. Con esto queremos agradecer a Tyrone José González por convertir su música en una guía para la acción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.