Los Simpsons fueron los pioneros en introducir un enfoque adulto a las series animadas, antes de eso se veía a la animación como algo enfocado a todas las edades con un énfasis hacia los niños, su comedia era simple e inofensiva, pero lo que realmente hizo tan popular a Los Simpsons fue el retrato fiel de una familia norteamericana que contrastaba con cualquier serie animada y de las sit-com que dominaban el mercado de la época. Bojack Horseman llegaría décadas después para hacer una de construcción y llevar a la animación para adultos a otro nivel.

images (53).jpeg

Bojack Horseman presenta a un actor en su etapa crepuscular con un pasado que no lo deja de seguir, esto lo ha convertido en una persona autodestructiva que no solo se lastima a sí mismo si no a todo aquel que esté a su alrededor. Bojack Horseman no es un humano, es un caballo pero que sufre igual o con mayor intensidad que un humano. La creatividad con la que esta serie aborda tanto la comedia como el drama es algo que no se ha visto, aprovechan al 100% todos los recursos de la animación habiendo momentos en los que distintos estilos de animación se mezclaban, en cambio esta serie tiene momentos mas serios en los que utilizan elementos dramáticos dignos de compararse con alguna escena de la filmografía de Bergman, un capítulo que se desarrolla con solo una escena en un mismo espacio hilado con un solo monologo.

Bojack Horseman es la suma de sus partes, sus personajes secundarios llegan a tener casi el mismo peso que el de Bojack, teniendo su arco que abarca desde la primera temporada hasta el final de la serie. Daine, Mr. Peanutbutter, Princess Caroline y Todd Chavez de convierten en piezas esenciales para la serie, personajes con gran profundidad, sueños y aspiraciones pero sobre todo personajes imperfectos que comparten el dolor pero que lo exteriorizan de maneras distintas.

images (52).jpeg

Bojack es uno de los personajes más honestos que existen en la televisión y los creadores han hecho un gran trabajo al representar la depresión, lo hacen de una manera en la que no se estiliza ni romantiza pero tampoco tratan de juzgarla, la serie abre una discusión honesta sobre la salud mental y nos dice que si en verdad quieres ver el cambio debes de apagar el televisor y encontrar ayuda profesional, evitando ser como otras series de televisión que retratan a la depresión de una manera romántica y en momentos solo busca llamar la atención. He sabido de fans que gracias a la serie decidieron buscar ayuda, incluso conversaciones con amigos que toman a la serie como un evento que cambió sus vidas. La honestidad es el fuerte de Bojack y estaré siempre agradecido por su existencia.

Los creadores de Bojack Horseman dejan muy en claro que no hay una manera correcta o incorrecta de cerrar una historia, siempre habrá cabos sueltos y historias por terminar, estas últimas temporadas pudimos ver el arco de redención de Bojack Horseman dónde dejaba atrás sus vicios y hacía una retrospectiva sobre todo el año que había hecho a los demás, aún así uno no puede escapar de sus actos, por cada acto hay una consecuencia y esto es una de las mejores cosas de la serie, eso es lo que la separa de otras series de animación.

images (54).jpeg

El final de la serie es uno de los mejores que existe, y no lo digo porque sea uno que genere gran satisfacción e incluso a algunos les podrá parecer obtuso, si no porque el final es real y honesto, Bojack al fin recibe su penitencia y comienza una nueva vida pero no de una forma en la que todos sus problemas se resuelvan, todavía quedan heridas por sanar y errores que enmendar, su final llega con la realización de que la vida sigue a pesar de no parecer resuelta.

Cada uno de estos personajes tienen un cambio teniendo cada uno su realización de un camino más claro que recorrer.

La serie termina con un final agridulce en el que nos dice que las personas van y vienen que el final no es realmente el final, de solo recordar la escena final de la serie se me hace un nudo en la garganta ya que es bastante brutal como una serie de animación puede reflejar tanto de la vida misma y que en estos últimos años me ha acompañado en distintos momentos, es difícil decirle adiós a Bojack Horseman pero se que el caballo retozante seguirá teniendo sus aventuras fuera de mi televisor.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.