Ser el actor que interpreta a Batman puede ser el último escalón para convertirte en una estrella, sino pregúntenle a Michael Keaton y Christian Bale. El problema viene cuando te toca ser el caballero de la noche en una película con tan mala reputación como Batman & Robin, tan recordada por el mal llevado tono camp de sus diálogos y decoraciones, como por los batipezones.

Para sorpresa de muchos, el último elegido para encarnar al detective murciélago fue Robert Pattinson, actor británico que se había mantenido atado a proyectos independientes, que estaban lejos del mainstream. Las críticas por su pasado en la saga de Twilight no se hicieron esperar, haciendo que la discusión y la polémica volvieran a envolver la producción de una película de Batman.

Teniendo eso como precedente, debemos dedicar unos momentos a repasar la carrera de Pattinson y reconocer el potencial del que, por calidad actoral podría ser uno de los mejores Batman en pantalla.

The Rover

Para el 2014 Pattinson ya había terminado con su participación en Twilight e incluso se había animado a trabajar con David Cronenberg, uno de los directores de culto más reconocidos. Pero sería The Rover una de las primeras películas donde se vería el salto de calidad y que trazaría una línea para el resto de su carrera; pequeña y post apocalíptica, la cinta de David Michod deja que interactúen un aturdido Guy Pearce y un ingenuo Robert Pattinson en un escenario sórdido y con poco espacio para la esperanza. El mérito del británico viene por imprimirle cierto espíritu infantil a un personaje que, en manos de un actor menos dotado podría haber sido una pobre imitación de Forrest Gump.

_ROW1335.nef

Good Time

Hoy en día el nombre de los hermanos Safdie está en boca de todos por Uncut Gems, pero antes de tener una película estelarizada por el mega conocido Adam Sandler, dieron un paso importante con Good Time. Uno de los aspectos que hicieron tan importante a Good Time fue la actuación de Robert Pattinson, porque como la película, su trabajo se mueve a un ritmo frenético; mientras hace malabares actorales y físicos, el actor le otorga fondo a un personaje que solo seguimos durante un día; y en ese corto periodo de tiempo nos enteramos de quién es Conny, por todo lo que nos presenta Pattinson.

The Lighthouse

Si tuviéramos que apostar por una película de 2019 que se convertirá en un clásico de culto en el futuro, esa debe ser la segunda película de Robert Eggers. Con The Lighthouse, Eggers se confirmó como una de las mejores voces jóvenes del cine norteamericano, tomando de varios clásicos sin perder esencia propia. Aunque suene simple, es correcto lo que muchos decían al describir la película como un duelo actoral entre los dos histriones principales; y allí reside uno de los grandes méritos del filme, porque aunque haya un inconmensurable Dafoe, Pattinson se mantiene a la altura y ofrece algunos de los momentos más insanos del año pasado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.