Calificación: 8.0

Canciones destacadas: Brooklyn Bridge To Chorus, At The Door, Ode To The Mets

Hay bandas que son hijas de su tiempo, que parecen quedar enclaustradas en una época determinada, que son respetadas por las primeras hazañas, pero que nadie espera ni exige gran cosa de lo que hagan en la actualidad, The Strokes es una de las bandas que se encuentra en esa cómoda y molesta posición.

Han pasado siete años desde Comedown Machine, trabajo que en su momento fue recibido con más desdén que celebración; además los elementos que integran la banda han aprovechado este tiempo para llevar a cabo proyectos personales, como los Voidz de Julián Casablancas.

Así que, ¿que esperar? Quien busque la vuelta al sonido de sus dos primeros trabajos, debe saber que desde Angles han jalado más a los 80s que a ninguna otra época. La diferencia con The New Abnormal es que las influencias ochenteras están mejor integradas al sonido, no suena tanto a «Los Strokes haciendo de Thin Lizzy o The Cars» sino como canciones de los Strokes pasadas por un karaoke ochentero, que es una diferencia.

Brooklyn Bridge To Chorus es un ejemplo perfecto de que esta nueva versión de los Strokes está más aceitada, ya que estamos ante un obvio sencillo ochentoso, que se conduce principalmente por synths y que deja entrar muy bien a las guitarras para un estribillo memorable, que en su momento seguro se coreará en los próximos festivales.

 

Es verdad que a veces piden demasiado prestado, como en Bad Decisions, que es tan similar a Dancing with Myself que hasta acreditan a Billy Idol como coautor, pero aún así, no deja de sentirse como una canción de los Strokes. A veces se pierden y alargan tracks que no tienen razón de ser, como Endless Summer o Why Are Sundays So Depressing, pero sorprende que las baladas funcionen muy bien, como At The Door, que por la instrumentación recuerda bastante a The Voidz, además que allí es donde más lastimado y metido se le escucha a Julián Casablancas, que por cierto, sigue siendo bastante fiel a su estilo lírico, entre críptico y juguetón.

Esta es la nueva piel de The Strokes, que sin ser perfecta, y a diferencia de trabajos anteriores, ya no les molesta o pica tanto, los estribillos coreables no se han ido, todas las baladas funcionan, no se le puede pedir más a estos tipos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.