Escrito Por: José Cortez

Desde la popularización del cine, siempre han llamado la atención las obras con una sobresaliente cinematografía y que muestran personajes memorables en pantalla; estos dos aspectos suelen ser los más recurrentes en las películas que han sido catalogadas como las mejores de la historia, y a las que se les recuerda en gran parte al trabajo de los directores que logran plasmar sus ideas, métodos y estilo en ellas.

P72MVSPUQBGLZKKDCZKF3DGCAY

En los años noventa surgió toda una generación de directores que a la postre, serían los que marcarían tendencia y formarían parte de ese selecto grupo de creadores que cautivarían en años próximos a todo el mundo con sus obras. David Fincher, Darren Aronosfky, Quentin Tarantino y Christopher Nolan son algunos de los nombres más destacables de esta nueva generación, pero entre esos nombres destaca el de Wes Anderson, que con un estilo muy particular, ha dejado una huella en la historia del cine y de la estética de las películas.

17f8454b4920599953596917789b3c83

Wesley Wales Anderson nació en Houston, Texas, el 1 de mayo de 1969, donde desde niño ya soñaba con filmar sus propias obras, grabando con un Super-8 videos caseros de su vida cotidiana. El tiempo pasó y Anderson decidió estudiar la carrera de Filosofía en la Universidad de Texas, en Austin, donde conoció a uno de sus mayores colaboradores en el futuro, tanto en la actuación como en la escritura de guiones, Owen Wilson. Ambos se encontraban interesados en la realización de películas y guiones, y fue en 1993 cuando realizaron su primer cortometraje llamado “Bottle Rocket”, que recibió buenas críticas y tuvieron oportunidad de presentar en el Festival de Cine de Sundance. Allí llamó la atención del productor norteamericano James L. Brooks, quién después de entablar acuerdos, los ayudó a crear un largometraje basado en el mismo. Así fue como en 1996, Wes Anderson debuta como director y guionista con la película “Bottle Rocket”, una comedia criminal protagonizada por los hermanos Owen y Luke Wilson.

Seguido de esto, volvería a colaborar con Wilson en la escritura del guión de su próxima película estrenada en 1998, “Rushmore”, en donde aparecería por primera vez en un proyecto del director el ya consagrado y famoso actor Bill Murray, que en años posteriores sería su actor fetiche, apareciendo en todas sus películas.

Desde sus inicios Anderson mostró una predilección por las comedias acompañadas de personajes extravagantes y simpáticos, los cuales tienen una personalidad muy marcada e ideales certeramente planteados; así como gusta de mostrar historias de conflictos familiares e intrigas dentro de grandes grupos de personas, acompañados por encuadres perfectamente simétricos y optando por una paleta de colores especifica, que incluso caracteriza a sus personajes.

Fue así, que en 2001 estrenaría “The Royal Tenenbaums”, película que lo lanzaría a la fama internacional y coescribiría con Owen Wilson, que también participa en la obra como actor. Debido a la peculiar historia de esta familia, en la que contó con un elenco coral que crea situaciones humorísticas con un toque de drama, fue nominado al premio de la academia en la categoría de “Mejor Guion Original”.

The Life Aquatic with Steve Zissou” (2004), “The Darjeeling Limited” (2007), “Moonrise Kingdom” (2012), “The Grand Hotel Budapest” (2014), son algunos de sus trabajos más conocidos empleando los métodos y estilos antes mencionados que le han valido múltiples nominaciones en los Golden Globes, Oscars, BAFTA y en diversos festivales del cine en todo el mundo.

Este año, se estrenará lo que será su nuevo proyecto, titulado “The French Dispatch” película que empezó su producción desde noviembre de 2018 y que nos cuenta la historia de un grupo de periodistas que trabajan en la realización del periódico ficticio “Liberty Kansas Evening Sun” en la Francia del siglo XX. En febrero de este mismo año fue lanzado un tráiler de la película en donde destaca un elenco lleno de estrellas de primer nivel, entre los que se encuentran: Frances McDormand, Tilda Swinton, Timothée Chalamet, Kate Winslet, Adrien Brody, Saoirse Ronan, Benicio del Toro, y por supuesto, sus actores fetiche: Bill Murray, Owen Wilson y Jason Schwartzman, que lo han acompañado en la mayoría de sus películas con personajes protagónicos y secundarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.