Escrito por: Gabriel Franco Villanueva

91YWzX4iItL._AC_SL1500_

En 1992 la industria de los videojuegos cambiaría para siempre por la salida de dos títulos controversiales: “Night Trap” y “Mortal Kombat”, ambos fueron el tema principal en las audiencias del congreso sobre videojuegos con alto grado de contenido sexual y violento, que llevó a la creación del Entertainment Software Rating Board (ESRB) la cual asigna las clasificaciones a los videojuegos en busca de tener un control sobre quienes pueden jugar qué tipo de juegos. Desgraciadamente (para ellos) ya era muy tarde, pues mientras “Night Trap” se iba convirtiendo poco a poco en un juego de culto, “Mortal Kombat” ya estaba en boca de todos y se convertiría en un auténtico fenómeno con secuelas, comics, figuras de acción, películas, series de televisión y un enorme etcétera.

Hay varias cosas que tener en cuenta antes de empezar a hablar sobre el nuevo largometraje animado de la franquicia: En 1995 salió en cines “Mortal Kombat”, el primer largometraje live action basado en el juego y el más exitoso a la fecha. Al año siguiente se estrenó “Mortal Kombat: Defenders Of The Realm”, una serie animada para la televisión y el último proyecto animado hasta el que salió hace poco. En 2009 Midway Games, la empresa productora de MK se declaró en bancarrota y fue comprada por Warner Bros. junto con los derechos del videojuego. En 2011 dicha empresa hizo un reboot y actualmente hay una película en desarrollo con un estreno confirmado para 2021.

Ahora si, “Mortal Kombat Legends: Scorpion’s Revenge” es todo lo que una película de Mortal Kombat no debería ser. Con el tiempo los juegos se han vuelto más violentos, más gráficos, más repugnantes, incluso al grado de que uno de los desarrolladores del último juego fue diagnosticado con trastorno de estrés postraumático por pasar tantas horas animando el festín de vísceras que es Mortal Kombat 11. Esta película para “adultos” es un baño de sangre que dejaría helado a Quentin Tarantino, y antes de que cualquiera crea que estoy en contra de la violencia en el entretenimiento, es importante aclarar que, lo que en verdad me molesta es que no tiene ningún propósito, ni uno solo. En los videojuegos es diferente, pues es un elemento extra, a pesar de ser algo que identifica a la franquicia, nunca ha dejado de ser más que un agregado a la historia, los personajes, pero más importante: a la jugabilidad. Esta película es como mirar una compilación de fatalities en YouTube, ya que no satisfechos con no darle un propósito, tampoco le dan ninguna consistencia, pues aunque hay muchas muertes (cuando es conveniente) los héroes y villanos explícitamente sufren quebraduras de huesos o gigantescas heridas sin ninguna consecuencia (otra vez, solo cuando es conveniente).

En cuanto a la trama, la película busca abarcar los eventos del primer juego de la franquicia desde la perspectiva del personaje más popular: Scorpion. Cosa que solo pasa al principio cuando cuentan sus orígenes, ya que después aparece intermitentemente, inclusive dando más protagonismo a otros personajes. Decisión que vuelve cuestionable haber elegido a Scorpion (más allá del atractivo comercial) como protagonista.

Otro punto en contra es que la trama del primer juego ha sido contada infinidad de veces y esta puede ser la peor versión de ella, pues si no te la sabes no vas a entender absolutamente nada. La estructura es básicamente inexistente, pasan de introducirnos a los personajes y al mundo del juego, a empezar a pelear en un santiamén y sin siquiera haber terminado de explicar las cosas; pero no se preocupen hay varios momentos donde los personajes sin ningún motivo se detienen a explicar la trama casi viendo al espectador y guiñándoles el ojo. La película confía en que todos los que la vean sean fans del juego, pero esto tampoco les beneficia, pues para los fans no hay ni una pizca de frescura u originalidad. Respecto a lo técnico, la animación es extremadamente plana la mayoría del tiempo, tiene un par de momentos interesantes de vez en cuando, pero son escasos; las actuaciones de voz son a lo mucho mediocres, con algunas dignas del primer intento o que caen fuera de personaje, otras son tan malas que ni siquiera es gracioso de ver, aunque no sé de quién sea culpa, pues la película está llena de personaje que están ahí solo para que no digan que no están y no ayudan en nada.

https://d2skuhm0vrry40.cloudfront.net/2020/articles/2020-03-09-15-36/-1583768167736.jpg/EG11/thumbnail/750x422/format/jpg/quality/60

Al final este es un obvio producto de la marca en que Mortal Kombat se ha convertido y de lo consciente que Warner Bros. es de ello. Que esta sea la primera animación del juego en veinticuatro años, que el protagonista sea el personaje más popular y que sea el primer largometraje basado en la franquicia en tener una clasificación solo para adultos en la historia no es ninguna pequeña coincidencia, todo esto es para ver la reacción del fandom, para ver si aún puede garantizarles el éxito un largometraje; sobre todo porque hay un fuerte rumor de que el live action próximo a estrenarse contará una historia diferente aunque con la violencia garantizada y doblemente confirmada.

Mortal Kombat no es solo violencia, está llena de personajes memorables, un gigantesco sentido del humor y quizá la mejor historia dentro de los videojuegos de pelea; que no es mucho decir, ya sé, pero es una que al menos merece ser bien adaptada y no un gancho más para complacer a un grupo de gente que no piensa en otra cosa más que en sangre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.