Aunque para todo necesitamos etiquetas, Moses Sumney las repela constantemente, manteniéndose en un espectro donde lo mismo entra soul, r&b y artpop. Además, reta al oyente promedio tocando temas como el no pertenecer, la incapacidad de relacionarse de manera significativa con alguien y estar lejos de representar el modelo masculino tradicional. Tocar a la puerta de Moses es tocar diez puertas a la vez, y salir complacido por quien te recibe en cada una de ellas.

Como muchos artistas antes que él, Sumney tuvo una vida temprana algo complicada; verse trasladado de Estados Unidos a Ghana a los 10 años no le dejó solidificar una identificación con una cultura ni con la otra. Era realmente un forastero en cualquier parte.

Devuelta en terreno estadounidense, los años preparatorianos sirvieron para que decidiera que su vida iría encaminada a las artes, llendo por cursos de poesía y escritura creativa en el colegio de Los Angeles . Fue justo en la veintena de años que decidió perseguir el sueño musical, uno cimentado en su niñez por su adoración a Nelly Furtado, Beyonce, Usher y artistas del estilo.

images (49)

Las primeras tocadas probaron ser exitosas por la atención generada; en 2014 algunos mánagers y cazatalentos esperaban encontrar a la próxima súper estrella del r&b y Moses era una candidato perfecto. El falsete que adorna muchas de sus canciones y un rango vocal que le permite llenar cualquier emoción, pero especialmente las de tono melancólico, eran las cartas fuertes para apostar por él.
Envuelto en toda esta atención el joven compositor también notó que las sugerencias e imposiciones serían bastantes si quería convertirse en el heredero de Frank Ocean.

Después de un par de materiales que ya mostraban una belleza destilada sobre canciones donde antes primaba la exploración sónica en vez de una estructura tradicional, fue que decidió firmar y lanzar su LP debut en Jagjaguwar, sello independiente que es casa de artistas como Angel Olsen, Bon Iver y Sharon Van Etten.

Aromanticism vio florecer a un autor sensible, que invitaba no a llorar por el ser amado, sino por la aparente incapacidad para amar, por la disfuncionalidad; en Dont Bother Calling dice «Tu necesitas un sólido, pero yo estoy hecho de líquido». En Plastic es un Icaro que duda de su relucir, cuando dice «Mis alas son inventadas y yo también».

Para este debut también se rodearia de gente en producción que ya estaba bastante consolidada. Podemos encontrar entre los creditos a Thundercat, músico más que probado en la escena soul y funk, que ha colaborado con Flying Lotus y Kendrick Lamar. En Self-Help-Tape aparece el nombre de Ludwig Göransson, productor que estaría detrás del This is America de Childish Gambino y la banda sonora de Black Panther, por la que ganaría su primer Óscar.

Después del debut amado por la crítica, Moses Sumney se enfrenta al muchas veces temido segundo álbum, el que hipotéticamente te confirma como estrella o potencial desaprovechado; al parecer a Moses no le importa el resultado y sigue sin ser complaciente, ya que græ saldrá en dos partes, una de las cuales ya recibimos en febrero de este año, y que demuestra que bien podría ser una superestrella si él lo quisiera, por temas tan compactos y bien hechos como Cut Me, que presentó en su debut televisivo en The Stephen Colbert Show.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.