Escrito por: Sergio Ortiz 

El verano de 2019 todos andábamos disfrutando nuestro verano, algo que estoy seguro que en estos momentos de pandemia todos vemos con nostalgia, pisteando, perreando, lo que quieras. Si eras un morrillo gen z lo más probable es que el soundtrack de ese verano haya sido Oasis, el disco colaborativo de J Balvin y Bad Bunny ,quien menos de 6 meses atrás había sacado su álbum debut, otro éxito; el pedo es que no solo nos divertíamos bien perreando, sino que nos sentíamos bien con nosotros mismos, porque desde meses atrás el reguetón ya era lo cool, lo inventado, lo aliado.

1564514057_929939_1564514469_gigante_normal.jpg

Si creciste en México y eras clasemediero para arriba, lo más probable es que no escucharas reguetón por varias tendencias racistas y clasistas en nuestro país que no tengo tiempo para hablar a fondo en este texto. La clase media mexicana siempre ha repudiado cualquier tipo de música regional o no-basada en los estándares de música americanos; el reguetón era “sucio y bruto” y objeto de burla, ya fuera por su simpleza o sus letras misóginas, lo cual es verdad pero que el repudio viniera de eso sería simplificarlo demasiado y deformaría la verdad.

Del 2015 pa’ enfrente el reguetón se reinventaría para las nuevas modas combinándose con el trap, alineando sus estéticas y sonidos más a las de artistas americanos de ese estilo. De esa ola saldría Bad Bunny con temas como “Soy peor” “Tu no metes cabra” entre otros todos siendo singles.

Pero para finales de 2018 empezaría a sacar los singles de su álbum, los cuales desde el principio se notaban muy diferentes, más personales y reflexivos, uno de estos siendo “Solo de Mi”, una canción sobre una relación fallida, pero esta dándole más por el perdón que el rencor o la tristeza como sus canciones anteriores. Para diciembre se acercaba el lanzamiento del álbum completo y un 15 de diciembre de 2018 se lanzó el video de “Solo De Mi” el cual tomó la canción y le dio una connotación más seria, hablando ahora de una mujer en una relación abusiva físicamente y su proceso de superar eso. Obviamente la forma en lo que se hizo era bastante superficial pero en ese momento que un artista de ese género hiciera referencia a este tipo de problemáticas era algo que se veía como revolucionario, aunque en sí no cambiara algo ni dijera nada nuevo.

“Como inodoro público, un perreo asqueroso / Bien bellacoso, pero sin acoso”.

images (7)

De diciembre de 2018 en adelante Bad Bunny se volvería un icono internacional conocido por sus intereses en problemáticas sociales y su desaprobación de los estándares de masculinidad, lo cual es probablemente cierto pero como nos hemos dado cuenta en estos ultimos años, nunca es buena idea ponernos a rezarle a artistas.

images (8)

El pico de sus intereses en problemáticas sociales seria su participación en las protestas de 2019 contra el en ese entonces presidente de Puerto Rico, Ricardo Rossello quien había sido acusado de enviar y recibir mensajes donde se expresaba de manera homofóbica, racista entre otros más -istas. Bad Bunny no fue el único que se unió a estas protestas, hasta enfrente también pudimos ver a Ricky Martin y Residente, otros de los más famosos representantes del país. Las protestas fueron exitosas y Rosello dejó su cargo, siendo una oportunidad para prensa, o verdadera inconformidad, este evento le dio muy buena prensa al conejo.

Todo seguiría igual por varios meses hasta el 2020, cuando se acercaba el lanzamiento de su segundo disco “YHLQMDLG”, ya después del lanzamiento empezarían las críticas debido a su video de “Yo Perreo Sola” donde ya más que apoyar parecía que se aprovechaba del movimiento feminista para sí mismo poniendo el ya famoso slogan “Ni Una Más” en neón mientras perreaba vestido de mujer; y antes de que todos se pudieran olvidar de la controversia y perdonarlo salió el disco de Anuel AA donde el conejo sale haciendo versos bastante no aliados, lo cual ahora sí dejo al aire su doble cara e hipocresía, ganándose el repudio de muchos de sus fans y rockeros.

Hasta ahora Bad Bunny ha estado bastante silencioso en redes sociales, solo publicando de repente. Ningún otro reguetonero mainstream ha intentado seguir su camino de perreo aliado o como le quieran decir. Obviamente no digo que no se pueda, estoy seguro que muchos me van a comentar de algún artista que no conozco o de la ola del neo-perreo: esta idea de la apropiación del reguetón pero con una cultura menos misógina. En sí podemos aprender algunas cosas de eventos como estos: no poner famosos en pedestales, mucho menos músicos; y a ser más críticos de lo que consumimos.

No sé si Benito Martinez es mala persona, si de verdad cree en estos movimientos o nomas quería hacer dinero, me gustaría pensar que sí, pero esperemos que él y esta nueva ola de músicos modernos se hagan más responsables de su material y sus comportamientos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.