Escrito por: Ernesto Moreno

Podríamos decir que una vez cada tanto sale un disco que exuda, que resume y que ejemplifica mejor que ninguno qué han significado los 365 días antes de que lo escucharamos; así como se decía en el 2015 que no había mejor disco para entender ese año que To Pimp a Butterfly de Kendrick Lamar, podemos decir que el nuevo album de Vaya Futuro habla de forma parecida del año pandémico, y eso sin ser politico o especialmente disruptivo en sus formas.

El Peso Del Mundo es el cuarto trabajo discográfico de Vaya Futuro, banda tijuanense que desde su debut había mostrado enorme potencial; en sus principios mostrando que se podía hacer muy buen noise pop mexicano, incluso con pizcas de shoegaze.

En su momento se hablaba de My Bloody Valentine, de Slowdive, de Dinosaur Jr; pero dejando de lado las comparaciones, lo importante es que siempre han sido una banda compacta e ingeniosa, a la que definitivamente su nuevo LP les ha llevado a otro lugar.

Son menos integrantes (la banda ha mutado para convertirse en un trío), pero son más maduros. Y han madurado no por tocar temas serios (ya los había anteriormente en su discografía, como Distimia o Las Muertas), lo decimos porque se han exigido más a ellos mismos, han cimbrado sus propios conceptos de cómo debe sonar una banda de rock alternativo en el 2020 y les ha salido uno de los discos más cohesivos del año.

Hay muchas cosas en El peso del mundo, se percibe una rabia contenida en Talión; una desesperanza por el mundo al inicio de ((O)), pero encima de todo sobrevuela un resquicio de luz, que nos trae momentos auténticamente bellos, como el final de El abuelo, donde las palabras parecen tener un peso o sabiduría ancestral.

«El abuelo me dijo en aquella montaña
La libertad la vive el ave cuando canta
Las mulas comiendo zacate
Caballos tomando agua
Perros guarecidos debajo de una palma».

 

Difícilmente se puede decir de una obra que sea perfecta en su totalidad, pero de El Peso Del Mundo podemos decir que es perfecta para el momento en que ha salido, por ser un licuado de emociones que logra tener sentido y que la música acompaña de manera excelente.

El Peso Del Mundo ha salido bajo el sello Devil In the Woods y puedes escucharlo por acá:

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.