Escrito por: Sergio Ortiz

Mientras el rock de la segunda mitad de los 60s es recordado por sus temas de paz y experimentación psicodélica, para los 70s la mayoría de ese optimismo en la música y en la cultura en general se había acabado. Ahora el rock estaba yendo por un camino más violento, visceral y pesado. No hay ejemplo más claro que Black Sabbath, el puente entre el rock acido de los 60s y el heavy metal de los 70s que con su segundo álbum Paranoid pusieron los cimientos del heavy metal.

En 1970, después de menos de 4 meses de haber lanzado su álbum debut Black Sabbath, el grupo ya estaba de vuelta en el estudio grabando nuevas canciones. Ya en el estudio cada quien tomaba su estación, Lommi en la guitarra haciendo los riffs de la canción, Ozzy en vocales haciendo la melodía, Geezer quien aunque estaba en el bajo escribía la mayoría de las letras, y Butler en la batería complementando el bajo de Geezer. Este sistema les sería muy efectivo llevándolos al punto de hacer canciones en menos de 1 día, como lo fue con la canción titular Paranoid que fue escrita en menos de dos horas

Black Sabbath in the studio recording their debut album 1970.

Mientras en su primer álbum se notaban más sus raíces en el blues, con sus canciones más lentas y ambientales como Black Sabbath o Evil Woman, Paranoid se convirtió en un sonido más rápido y violento que manteniendo sus raíces del rock psicodélico. También usaron algunas canciones para experimentar con diferentes sonidos como Planet Caravan con sus vocales distorsionadas y sonido “espacial”.

No solo su sonido cambió, sino sus temas, este es uno de sus discos más políticos, grabado en un momento de la historia cuando la guerra de Vietnam parecía interminable, Geezer dedica dos canciones al tema;

Geezer Butler and Bill Ward recording a song for Paranoid : blacksabbath

Empezando con la primera canción del álbum War Pigs, una canción criticando a la gente en poder que es beneficiada con las guerras mientras manda al pobre a morir, un tema que hasta el día de hoy es vigente. La segunda es Hand of Doom, una canción que retrata los problemas con adicción a la heroína que llegaron a tener los veteranos de Vietnam al volver y encontrarse sin sustento o apoyo.

Definitivamente uno de sus álbumes más representativos, y para muchos el pico de la calidad del grupo con los integrantes originales. Aunque tal vez el álbum pasado era un álbum más completo, este tiene canciones más icónicas y reconocibles aun cuando no haya entre ellas una temática común o un concepto general que compartan.

A más de tres años de su último concierto, el legado de Black Sabbath puede ser sentido en la música; desde el sonido pesado del heavy metal setentero y ochentero hasta los temas satánicos en el rock y el trap.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.