Escrito por: Emilio Ramos

Como la vida, el arte también sufre un constante cambio con el paso del tiempo. Este es el caso de Kenia Luna, quien busca revolucionar la ciudad de Mexicali y otros alrededores del país a través del diseño ilustrativo.

Kenia comenzó ilustrando edificios representativos de la localidad, de carácter histórico; argumenta que es importante como cachanillas sentirnos identificados, tener una esencia a través de una imagen. El trabajo de la mexicalense refleja una versión peculiar de la ciudad, capta la atención por su originalidad y sobre todo, incita al público a visitar el lugar desértico ¿y por qué no? unas cheves en el Manuets.

Conoce a Kenia Luna y su transición a esta cultura.

¿Cómo te introdujiste a la profesión de arquitectura y dentro de la misma, al aprendizaje del diseño ilustrativo?

KL: “ La verdad, desde niña no iba diciendo que quería ser arquitecta, ni tampoco tengo familiares que se dediquen a esto, fue una decisión muy rápida. Recuerdo que las fechas de inscripción se aproximaban y no estaba muy segura de mi elección; aunque realmente siempre me ha gustado mucho el diseño, sobre todo el de interiores y el gráfico.”

Perder la paciencia, es perder la batalla. Ghandi, M.

“Influyó el comentario de una amiga, me comentó que tenía una conocida que había estudiado arquitectura y después, se dedicó al diseño de interiores, total, fue una decisión acelerada. Ya en el primer semestre de la carrera inicié dudando, incluso deje de ir a la escuela un par de días, pero bueno, me dije a mi misma, ya estas aquí, dale; al final continúe y terminé.”

Un ojo abierto y el otro soñando.

“En los últimos semestres tuve una crisis, estaba indecisa, no sabía si realmente quería ser arquitecta para toda la vida. Finalmente egresé en 2018 y sin ningún trabajo formal, busqué algunas opciones. En este período me tomé unos meses, no tenía mucho que hacer y entonces fue cuando empecé a ilustrar.”

“Inicié ilustrando proyectos de arquitectura, después pase a dibujar edificios importantes de México, seguido de obras de arquitectos reconocidos y al final, empece a ilustrar la ciudad de Mexicali.”

¿De dónde nace la motivación de Kenia, como describirías tu transformación artistíca?

KL: “Primero investigo el lugar, ¿de donde surge? ¿tiene historia?; hago un listado de lugares históricos de Mexicali que tengan buen background. Como por ejemplo: Hotel del Norte, Manuets, la cervecería, etc.

Sinceramente no me considero una artista como tal, yo respeto mucho el proceso del arte, para mí un artista es una persona que conceptualiza ideas y las expresa con base en una imagen. Yo soy una ilustradora, dibujo con mi propio estilo, pero aspiro en un futuro a generalizar ideas, es un proceso de aprendizaje.”

¿Hace cuánto tiempo inicia esta coalición entre la arquitectura y el diseño ilustrativo en tus trabajos?

KL: “Básicamente fue en 2019, comencé ilustrando para mí, subía temporalmente dibujos a mi instagram personal; hasta el año pasado fue cuando emprendí formalmente este proyecto y decidí, hacer una cuenta con mis trabajos. Cabe destacar que no me dedicó al 100% en esto, pero acepto que me ha traído proyectos interesantes. En torno a la arquitectura, en general ilustraba edificios que tuvieran detalles que me llamaran la atención, guiándome primeramente por la estética, sí, pero sobre todo, la historia que hay detrás de la infraestructura.”

¿Recuerdas tu primera obra ilustrativa?

KL: “El primer dibujo fue un edificio que yo visite en Puebla, el Museo Internacional del Barroco, a partir de eso empecé a ilustrar diversos lugares, sobre todo de México. Es importante darle difusión al país desde una perspectiva ilustradora, mi intención es esa, dar voz mediante el dibujo ilustrativo.”

¿Cuál ha sido el proyecto más interesante en el que has colaborado dentro de la localidad?
Arquitectura
KL: “En Mexicali diseñamos un café “Mexica Fé”, pero esté tiene un concepto mexicano, con cocina tradicional; además, cuenta con un interesante protocolo del café, se encuentra en construcción sobre la avenida Álvaro Obregón, quien fue un histórico mexicano. Estoy muy contenta, porque es uno de mis primeros proyectos tangibles.”

Ilustración

KL: “Por ahora me encuentro produciendo prints pequeños para que sean accesible a todo el público, también postales, separadores, pequeñas ilustraciones que pueden estar en un escritorio, probablmente en estos meses tenga una colección, mi idea no es comercializar mi trabajo, sino sacar trabajos orginales, piezas únicas.”

¿Y nacional?

KL: “Saqué unos calendarios clásicos de arquitectura que tuvieron muy buena respuesta a nivel nacional, fue una de las razones por las cuales me motivó a emprender y seguir en esta cultura. A partir de esto, renuncié a mi trabajo anterior y actualmente me encuentro como freelancer.”

¿Qué estilo y técnica buscas reflejar en tus trabajos?

KL: “Admiro el realismo como arte, sin embargo no me considero una ilustradora que se integra en este movimiento, no tengo esa técnica. Al final, soy una persona autodidacta, que va aprendiendo poco a poco, reflejo mi propia técnica, juego con las herramientas para poder ilustrar a mi manera de ver.”



¿Horas por trabajo?

KL: “Depende mucho el grado de complejidad; en el caso del Manuets, me tomó alrededor de cuatro horas, tiene que ver mucho los detalles. Por ejemplo, al Palacio de Bellas Artes le dediqué tres días, trabajando en ciertas horas, varía mucho la obra.”

¿Cuales son los mayores retos a los que se ha enfrentado Kenia Luna?

KL:“En el mercado laboral, tuve que emprender, trazar mi propio camino, porque hay mucha corrupción en todos lados. En el tema del urbanismo, que normalmente suelen ser proyectos con el gobierno municipal, hay mucho ruido detrás; en despachos los sueldos son bajísmos, un albañil percibe mas ingresos que un arquitecto actualmente. Por eso decidií trabajar yo misma, con mis propias posibilidades.”

Los caminos difíciles, conducen a destinos hermosos

KL: “Mexicali necesita tener un ojo más critico con el tema de la arquitectura y el arte, siento que la gente no lo aprecia aún. Nos rodeamos de mucha arquitectura comercial y no de valor, es decir, se requiere de obras que estén pensadas, evaluadas en el contexto exterior. La ciudad, por ejemplo, es desértica, es un tema complejo, es un reto, no es solamente hacer un edificio con muchas ventas y mucha refri, no es viable, hay muchas técnicas que se pueden mejorar.”

¿Hay algún personaje que admiras en esta cultura?

KL: “Me inclino mucho por el arte de las mujeres, como es el caso de Rocío Diestra, una argentina que es ilustradora, viñetista y arquitecta, me gusta mucho porque ilustra momentos de la vida diaria. En el ámbito de la arquitectura sigo mucho a un proyecto llamado Palma, un grupo de jóvenes que se preocupan por tener una identidad a través de sus trabajos; también César Béjar un fotógrafo que al igual que el proyecto anterior, se preocupan por el entorno que los rodea.”

Profesionalmente, ¿qué buscas en 5 años?

KL: “Estoy trabajando con otras personas para crear nuestro propio taller, un estudio en donde cada uno de nosotros aporte ideas distintas. Mexicali necesita arquitectos que se interesen por el cambio, diseñar obras que conmuevan y difundan un mensaje diferente. Tratar de ver a la ciudad con otros ojos más humanos, quiero generar un cambio por medio de la arquitectura e ilustración.”

Es importante mencionar que hoy en día, el diseño ilustrativo es una herramienta fundamental para las redes sociales y el marketing, en especial para generar publicidad de calidad. Aunque la oferta de trabajo se encuentre ajustada, es importante diversificarse y encontrar nuevos horizontes por los cuales llegarle.

Contacto
Instagram: @keniakluna.ai
Correo: keniakluna@gmail.com
Twitter: keniakluna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.