Escrito por: Elisa Hernández

En las dos décadas que llevamos del siglo XXI, podemos encontrar diferentes títulos, algunos más mencionados que otros, de películas mexicanas que hacen justicia sobre las carteleras saturadas de comedia del estilo de Omar Chaparro y Martha Higareda, o de papeles absurdos de Jaime Camil, de poca profundidad en comparación con el estilo de humor que vemos en «7 días». Ojo, no las hacemos menos ni queremos vernos como una bola de pretenciosos, pero queremos traer a discusión algunas películas que pueden cambiarnos un poco de ritmo y abrir nuestra perspectiva hacia el cine hecho en México.  

Es indispensable hablar más del cine mexicano y para eso hay que conocer su variedad y riqueza, pues siempre hemos sido reconocidos por ser un país lleno de diversidad y del buen humor, pero también sabemos tomarnos las cosas en serio, (no tanto verdad y no siempre, pero aquí nos vamos tumbando esa idea de que hacer las cosas a la mexicana es hacerlo mal, al aventón y con mal gusto) y si bien algunos ejemplares pueden no haber llegado a ser un producto perfecto, fueron la pauta para dar pie a nuevas historias, nuevos personajes, y criticar la idea que tenemos de nuestra mexicanidad. 

Debo aclarar, que en los últimos veinte años han habido cambios en las normas sociales y en las políticas culturales, por lo tanto y como dijimos hace rato, estas películas no son perfectas y no pretenden moralizar, pueden caer en tintes ofensivos si no vemos todas sus perspectivas, pero también debemos recordar que el arte es historia y por lo tanto un registro, y debemos ser testigos de todos esos cambios para comparar nuestro punto de partida y lo que esperamos que sea el cine mexicano algún día. Perdonamos pero no olvidamos. 

Qué mejor que una buena lista para comenzar antes de concluir septiembre, así que escoge tu favorita, Visualize invita

P.D. No incluimosRoma” en la lista porque ya la debieron haber visto, pero si no, háganlo, es una historia al estilo de Juan Rulfo con una fotografía excelente. Si incluimos Ya no estoy aquí” por toda la polémica que generó recientemente. También recomendamos que miren los remakes de Hasta el viento tiene miedo” y Más negro que la noche”, no sin ver las originales antes y hacer sus propias conclusiones.

1.- Amores Perros 

Amores Perros, de un joven Alejandro Iñárritu, quien después trabajaría en producciones estadounidenses como «Birdman» y ganaría el oscar a mejor director por «Revenant», no debemos olvidar que en 2001 «Amores Perros» obtuvo la nominación a mejor película extranjera, incluyendo en su reparto a Gael García Bernal, Adriana Barraza, Vanessa Bauche y Emilio Echeverría.

Tres historias que convergen en un México lleno de caos y de pasiones, siempre acompañadas por el hilo conductor de los caninos, quienes representan la bravura, pero también la fidelidad que refleja el pueblo mexicano. Una historia de amor, pero no de amor romántico, ese que es más convencional de lo que pensamos y que vemos cotidianamente. 

2.- Y Tu Mamá También.

Porque no podemos mencionar a Iñárritu sin hablar del Chivo o mencionar a Alfonso Cuarón. Si bien en los 90s Cuarón ya nos había dado una joyita como «Solo con tu pareja», mostrando a un joven Daniel Gimenez Cacho, y posteriormente sería tan mencionado a causa de la película «Roma», incluyendo premios a mejor director y mejor película extranjera, esta vez con Yalitza Aparicio como protagonista, no debemos olvidar que en 2002 «Y tu mamá también» ganó el Premio del Círculo de Críticos de Cine de Nueva York a la mejor película en lengua extranjera.

Retrata a los “Charolastras”, Tenoch y Julio, (Giego Luna y Gael García Bernal), quienes conocen a Luisa (Maribel Verdú) y emprenden un viaje por carretera, pasando por diversas situaciones, pero lo más importante, es la manera en la que retrata la búsqueda de identidad de los jóvenes, una realidad vivida en la individualidad de forma muy diversa entre los mexicanos y que nuestro cine o televisión, no siempre se toma muy en serio, y menos con ese humor que logra Cuarón, como el de las confesiones entre compas ya medio ebrios, que en un momento te envalentonas a contar y caes en la risa que tratas de olvidar con la cruda del día siguiente y los años posteriores.

3.- De La Calle

Si te dicen que pienses en una romántica mexicana con Luis Fernando Peña de protagonista, lo más seguro es que de cincho digas Amar te Duele, pero pocos comentan que un año antes, Gerardo Tort nos entregó su ópera prima, un drama que poco tiene que ver con esta historia shakesperiana que romantiza las clases sociales mexicanas, pero que si parte de una pareja, del amor, pero del amor que trata de ignorar la cultura mexicana que muchas veces trata de aparentar lo que no es, de mirar para otro lado.

Tort de alguna manera trae ese lastre que arrastramos de la época revolucionaria, pero el campo de batalla es el escenario más común para los mexicanos, donde la mano armada se esconde, se ve a la sorda, pero todos sabemos que está ahí y que el peligro de que todo explote es inminente. 

 

4.- Matando Cabos

Es una película cómica, ya estamos entrando un poco en el humor mexicano porque tampoco vamos a convertir esto en un sermón elitista, y para quitarnos lo pretenciosos de encima, podemos divertirnos un poco con esta película dirigida por Alejandro Lozano y protagonizada por Tony Dalton y Kristoff Raczynski.

Consiguió una adaptación española en 2013 con el título «¿Quién mató a Bambi?», y es que más allá de la comedia, los magnates y las estructuras de poder evidentes, podemos hacer una relación con las clases sociales en México, y la manera en la que el compadrazgo no siempre es lo que pensamos. 

5.- Temporada de patos

La película de Fernando Eimbcke retrata a un grupo de jóvenes que sufren las consecuencias sentimentales de la marihuana. Lo que parecen ser personajes comunes, comienzan a adquirir diferentes dimensiones conforme comienzan a explorarse a sí mismos a través del diálogo y de su relación con los demás.

La película fue galardonada con el premio a mejor largometraje mexicano en los Premios Mayahuel y el Premio Ariel en 2005 a mejor película. Dentro de su reparto contamos a Diego Cataño, Daniel Miranda, Enrique Arreola y Danny Perea.

6.- El violín

Es una película de Francisco Vargas, que retrata la vida de la guerrilla. Las películas mexicanas encuentran este balance entre el narco, la política y la crítica social, ahora nos topamos con este tinte hacia los derechos humanos y la búsqueda de un pueblo por levantarse en armas.

Seguimos así la historia de un aparente violinista, pero que se mantiene involucrado en el movimiento guerrillero campesino. Tenemos un trabajo en blanco y negro, que conmueve y vuelve aun mas emotiva esta lucha, que puede traducirse en los diversos movimientos por los que ha atravesado la historia mexicana.

7.- Los adioses

Quisiera prometerles que esta película es un poco menos cruda, sin embargo, se encarga de poner sobre la mesa situaciones que seguimos viviendo y de brechas que aún tenemos que cerrar. Dirigida por Natalia Beristáin y protagonizada por Tessa Ía, Karina Gidi, Daniel Giménez Cacho y Pedro de Tavira, Los Adioses retrata la vida de la escritora Rosario Castellanos, y su relación con Ricardo Guerra, filósofo partícipe del Grupo Hiperión.

Si bien esta historia se basa en la realidad de la que fue la historia de una increíble escritora mexicana, cuyas ideas fueron parte importante de la historia feminista en México, vemos el retrato de las dificultades que enfrentan las mujeres ante las expectativas sociales, porque a pesar de que nos ubicamos en los 50s, aun vemos ese reflejo de la cultura patriarcal que encasilla a las mujeres como madres antes que profesionistas. 

8.- 7 días

Ahora si, para relajarnos un poco, incluimos una película de Fernandeo Kalife, pero ojo, no prometemos que no vayan a llorar a moco tendido, pero en esta lista estamos libres de spoilers, así que solo queda decir que Jaime Camil y Eduardo Arroyuelo protagonizan esta historia en la que después de una apuesta, un promotor musical debe armar un concierto de U2 y solo cuenta con siete días para hacerlo, o habrá consecuencias severas.

Y si, justamente aquí tenemos tanto a Camil como a Higareda, y es importante verla porque el humor que muestra es completamente diferente, ¡pero la gente casi no menciona esta película! y sin duda es una buena opción para relajarse y reír, con una historia peculiar, que de pilón nos presenta a U2 en su soundtrack. 

9.- Arráncame la vida

Debo confesar que no siempre las adaptaciones de novelas a la gran pantalla resultan de manera conveniente, sin embargo, Roberto Sneider lo logra tan bien, de la mano de Ángeles Mastretta, que podemos ver la versión de cine y adentrarnos tanto en la historia, como pasa al momento de leer el libro.

Esta lista parece de las mejores películas de Giménez Cacho, pero debemos aceptar que verlo como el General Andrés Ascencio es impactante, y que Ana Claudia Talancón hace una maravillosa Catalina Guzmán en este amor y desamor, la búsqueda de la identidad de una mujer que se ve envuelta en lo que la sociedad espera de ella, por haberse casado tan joven con un general, viéndola como una esposa sumisa e ingenua, que con los años se transforma en otra tenaz, muy diferente a la percepción de la mujer en la época, y que comienza a buscar lo que en realidad desea. 

10.- Un mundo maravilloso.

No debemos olvidar que la trilogía de Luis Estrada comienza con La Ley de Herodes, pero llegamos al siglo XXI y seguimos hablando desde la crítica política.

En un México que promete la utopía de haber terminado con la pobreza, tenemos a Juan Pérez (Damián Alcázar), un hombre humilde que se ve envuelto en un mal entendido con los medios de comunicación, dando a entender que trató de cometer suicidio como protesta contra la pobreza, y por medio de sobornos comienza a ser “comprado”, ocasionando que otras personas recurran al intento de suicidio para obtener los mismos beneficios y vida que Juan Pérez. 

11.- El Infierno

Como última película de la trilogía de Estrada (también protagonizada por Alcázar), El Infierno llega para retratar de cerca el funcionamiento del narco mexicano y los medios de comunicación, acabando con esta romanización de la lucha contra las drogas que por tantos años han prometido los diversos políticos en el país.

La historia sigue al “Benny”, quien tras después de haber migrado a los Estados Unidos, regresa deportado a su pueblo, donde se sufre una fuerte ola de violencia, ante la cual termina rendido como parte del sistema de narcotráfico, sufriendo las consecuencias de lo que le prometía una vida llena de lujos. 

12.- La dictadura perfecta

Otra de Luis Estrada, pero ya, es la última. Y es que en realidad son relevantes, pues tienen esta atmósfera de que todos sabemos lo que pasa, pero al mismo tiempo las cosas no cambian, porque qué fácil es darle libre expresión al pueblo, pero hacerles caso es otra cosa y eso, es exactamente lo que ocurre dentro y fuera de la película.

En este caso, tenemos al gobernador Vargas, quien pretende lanzarse como candidato a presidente y contrata a una televisora para sacar adelante su campaña y componer su imagen pública. Al mismo tiempo, vemos la historia de una familia y la desaparición de sus hijas, haciendo una crítica al uso de casos que funcionan como “cajas chinas” para las televisoras mexicanas, siguiendo las instrucciones a conveniencia de los políticos. Con estas tres tenemos para reírnos un rato, o llorar y caer en depresión. 

13.- Heli

Añadiendo una pieza controversial, tenemos este trabajo de Amat Escalante. Es la historia de Heli (Amado Espitia), quien vive con su familia, incluyendo a su padre, su hermana menor, su esposa y su hijo, un bebe. Residen en Guanajuato, en un ambiente infestado de narcotráfico y militares.

Esta película le entregó a Escalante el premio a mejor director en el Festival de Cannes y lo llevó a ser finalista por la Palma de Oro, sin embargo su trabajo está lleno de opiniones encontradas al tratarse de un trabajo violento, crudo, incluso morboso. Definitivamente esta no es una película palomera, pero es interesante la forma de actuar del cine y del arte en general, cuando se trabaja a costa de situaciones tan viscerales.  

14.- La jaula de oro

Un tema que hemos abordado poco en este compilado, ha sido la migración, y para espabilarse un poco de tanto hablar de narcotráfico, incluimos La jaula de oro de Diego Quemada-Diez.

Protagonizada por Brandon López, Rodolfo Domínguez y Karen Martínez, es la historia de muchachos jóvenes que tratan de llegar a Los Ángeles, en busca de esta idea de todo migrante de una vida mejor, sin embargo, la construcción de la película nos lleva a profundizar en los rostros de estas personas que fácilmente criticamos al verlos trasladarse de un lugar a otros, porque el racismo interno de México existe, así como el abuso de las estructuras de poder. Un viaje de amigos, que destapa realidades dentro y fuera de los individuos. 

15.- Güeros

Llena de guiños a la cultura popular, tomamos esta historia aparentemente sencilla, que se nutre y fortalece su contexto. Dirigida por Alonso Ruizpalacios, Güeros es el relato de Sombra y Santos, estudiantes de licenciatura que viven en condiciones difíciles en un departamento de Copilco.

Cuando la madre de Sombra envía a Tomas, su hermano menor, a vivir con ellos, deciden emprender un viaje para conocer al que fue el ídolo musical de su infancia, ya que se encuentra internado en el hospital. En el camino se encuentran con Ana y juntos se desenvuelven en esta road movie pintada al blanco y negro.

Esta cuestión de los ídolos y dioses que nos formamos es todo un tema, sobre todo cuando se trata de enfrentar las verdades que muchas veces son complicadas de ver. Este trabajo protagonizado por Tenoch Huerta, Sebastián Aguirre e Ilse Salas se toma como un homenaje a Bob Dylan, quien de la misma manera emprendió un viaje para conocer a un guitarrista. 

16.- Cómprame un revólver

Vuelve el tema del narco, lo sentimos es muy difícil dejarlo pasar. Seguimos a Huck, una niña en un México donde las mujeres escasean y son perseguidas, pero nunca dejamos de ver a una niña, en su esencia, inocente y encadenada como un objeto que puede ser robado en cualquier momento.

Bajo el cuidado de su padre drogadicto, quien a penas y trabaja a cambio de una dosis, Huck entiende que esas sustancias son malas, que los hombres son peligrosos, que a pesar de que ella solo quiere escuchar historias de su madre y jugar, hay lugares en los que no debe meterse, sin embargo, tendrá que jugársela cuando termina involucrada en este ambiente tan hostil. Dirigida por Julio Hernández Cordón y protagonizada por Matilde Hernández, su hija. 

17.- Carmín tropical

Este tema no lo podemos dejar pasar, debido a su importancia desde toda su historia y haciendo énfasis en nuestro contexto, que tantos cambios está buscando. Rigoberto Perezcano llega con esta película, protagonizada por José Pecina, Luis Alberti y Everardo Trejo.

Cuenta la historia de Mabel, muxe quien regresa a su natal Oaxaca para buscar a quien mató a su amiga Daniela. La relevancia del tema queda clara, ya que debemos reforzar estas perspectivas invisibilizadas durante tanto tiempo, como la de los integrantes de la comunidad muxe. De esta misma manera, debemos dejar de hacernos de la vista gorda y hablar del tema de los feminicidios. Dos en una, bastante cruda. 

18.- Tiempo compartido

Es una película de un corte un tanto cómico pero al mismo tiempo pesado, cae en lo divertido pero no deja de incomodar.

Para destensar, incluimos esta historia protagonizada por Luis Gerardo Méndez y Andrés Almeida, y no es más que dos familias quienes habían contratado un tiempo compartido, pero terminan por coincidir en el complejo contratado y tienen que enfrentarse a esta idea paranoica de que un conglomerado estadounidense planea siniestramente separar a sus familias.

Un tanto excéntrica, esta película de Sebastián Hoffman recibió premiaciones en los Arieles y es una buena opción para cambiar el ritmo. 

19.- Sueño en otro idioma

Después del descanso, la siguiente película rescata otro tema del que no solemos hablar comúnmente. Siguiendo al lingüista Martin (Fernando Álvarez Rebeil), quien viaja para realizar una entrevista en Veracruz a los últimos hablantes de la lengua Zikril, nos topamos con una historia basada en la amistad, pues al llegar al pueblo Martin se da cuenta de que los últimos dos hablantes, Isauro (José Manuel Poncelis) y Evaristo (Eligio Meléndez), fueron amigos que ahora se encuentran peleados y Martin busca reconciliarlos para salvar la lengua. Dirigida por Ernesto Contreras. 

20.- Ya no estoy aquí

Dijimos que habría controversia, no tanta como con Heli, el chisme de Ya no estoy aquí fue más que nada el encabronamiento de los regios por la manera en la que retrataron a Monterrey, ya que Ulises, nuestro protagonista, forma parte de un grupo de jóvenes que pasan su tiempo bailando cumbias rebajadas. Sorry porque por fin vemos la diversidad cultural de un estado que tanto se esmera por mantener su carita fresona. Sin embargo, Ulises tiene que encontrarse con las dificultades de migrar como indocumentado a los Estados Unidos, al volverse testigo de una balacera en su colonia.

La historia de Ulises está llena de intercambios culturales y deja en claro esta idea de que no podemos frenar el ir y venir de personas, de sus costumbres y de eso que auténticamente nos forma como individuos dentro de una comunidad lo cual coincide mucho con el chisme, pues de la misma forma en la que Ulises renuncia a su identidad, los regios están negando esta otra parte de la cultura. Chale por ellos. Dirigida por Fernando Frías y protagonizada por Juan Daniel García Treviño. 

21.- Las elegidas

Esta cinta de David Pablos, retrata la manera en la que las mujeres son engañadas para después volverlas víctima de trata. Es esta realidad peligrosa en la que siempre estamos dudando de las intenciones del otro y de la vulnerabilidad que implica ser mujer, como si fueran un objeto, un medio para conseguir dinero.

La percepción machista dentro de nuestro sistema sumamente patriarcalizado, en una cultura que trata de decir “es que así somos”, justificándose como si estuviera bien. Protagonizada por Nancy Talamantes, Oscar Torres, Leidi Gutierrez y Jose Santillan Cabuto. 

22.- Chicuarotes

Aquí Gael García Bernal ya se nos puso bravo como director, y nos muestra esta realidad cruda de las condiciones de pobreza que se atraviesan en México, siguiendo la historia de el “Cagalera” y el “Moloteco”, quienes tratan de huir de un contexto pesado y lleno de violencia, sin embargo caen en la delincuencia para poder lograr su cometido. 

23.- Club Sándwich

Dirigida por Fernando Eimbcke, seguimos a Paloma (María Renée Prudencio) y su hijo quinceañero Héctor (Lucio Giménez Cacho), quienes deciden pasar unas vacaciones. Es ahí donde Héctor conoce a Jazmín (Danae Reynaud Romero), con quien comienza a explorar sobre la sexualidad y el amor. Por lo mismo, la relación con Paloma se vuelve complicada y ella tiene que atravesar por este proceso de soltar a su hijo, quien es también su mejor amigo. 

24.- El crimen del padre Amaro

Regresándonos un poco, tenemos esta cinta de Carlos Carrera donde Ana Claudia Talancón y Gael García Bernal protagonizan a un par de jóvenes, el segundo un padre, quienes comienzan a tener relaciones sexuales, sin embargo, la relación se vuelve posesiva, peligrosa y Amelia termina afectada.

Además del tinte del abuso, el hilo de Amaro nos muestra los negocios ilegales en los que los sacerdotes de la iglesia se mantienen involucrados. Una crítica estructurada hacia los sistemas de la iglesia y los crímenes que cometen, tratando de esconderse. 


25.- Los insólitos peces gato

Una película de Claudia Sainte-Luce, protagonizada por Lisa Owen, Ximena Ayala y Sonia Franco. Cuenta la historia de Claudia, de vida monótona y residente de Guadalajara, es diagnosticada con apendicitis y se encuentra con Martha, quien es la persona en la cama vecina en el hospital.

Este drama habla de la búsqueda de amor y de compañía, de los cambios que vienen cuando nos involucramos con nuevas personas. Pactante, y que Ana Claudia Talancón hace una maravillosa Catalina Guzmán en este amor y desamor, la búsqueda de la identidad de una mujer que se ve envuelta en lo que la sociedad espera de ella, por haberse casado tan joven con un general, viéndola como una esposa sumisa e ingenua, que con los años se transforma en otra tenaz, muy diferente a la percepción de la mujer en la época, y que comienza a buscar lo que en realidad desea.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.