Escrito por: Sergio Ortiz 

“And to everything, there is no meaning a season of pain and hopelessness

Después de 5 años desde Carrie and Lowell su último álbum solo, Sufjan Stevens Lanzó su álbum más nuevo The Ascension, una combinación de sus letras poéticas y melancólicas con los sonidos más electrónicos de sus últimos proyectos como Aporia.

The Ascension cuenta con un tiempo de una hora y veinte dividido en 15 canciones, después de que sus último proyecto individual fuera una carta de duelo sobre la muerte de su madre y su relación con su religión, este álbum se centra más en su conflicto personal con la mortalidad y su pérdida de fe en la humanidad y más específicamente en dios y su religión metiendo de vez en cuando una que otra referencia el estado caótico de su país y del mundo para dar ejemplos de las razones de su pérdida de fe.

The Ascension': La transformación musical de Sufjan Stevens no tiene límites

El sonido del álbum puede ser categorizado en pop electrónico con trazos de IDM y Glitch, sintetizadores y ritmos electrónicos acompañan la voz de Sufjan, que la mayoría del disco narran estas letras cripticas y poéticas que ya esperamos de él, tal vez demasiado cripticas;

Para mi buscar la letra de la música que escucho es casi un reflejo, ya sea para aprendérmela o entender la canción en un 100%, en este disco me la pasé leyendo las letras solo para intentar entender de que hablaban muchas de las canciones, muchas con letras repetían las mismas frases cripticas como un mantra, como en la canción “Die Happy”; estas cosas no hacen las canciones “Malas” pero cuando haces un producto tal vez hay un momento cuando el mensaje está demasiado encriptado para disfrutarse, también ese problema se combina con que hay algunas canciones que se sienten como que repiten el mismo tema por segunda o tercera vez.

Por otro lado la instrumentación y producción son perfectos, dan el tono y la estética deseados y interactúan bien con las vocales cuando el final de Ativna, una canción sobre la dependencia en medicinas para la ansiedad pasa en su último minuto de una canción melancólica electrónica “Glitcheada” a un grupo de cuerdas melancólicas, no lo cuestionas porque es lo que el álbum te ha hecho esperar hasta ese momento.

En conclusión

The Ascension es un álbum hermoso y personal, con una producción buenísima pero que líricamente tal vez es demasiado personal, basando canciones completas en referencias muy específicas , tampoco le haría daño perder algunas de sus canciones para una experiencia más concisa y menos repetitiva, un álbum muy bueno con algunos detalles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.