Escrito por: Paola Valdez

Septiembre, un mes patrio, mes de orgullo, mariachi, colores y sabores. Sabemos que es septiembre cuando vemos un puesto de banderas mexicanas en todos y cada uno de los semáforos en los que paramos. Ya sabemos que se acercan las promociones de caguamones del Oxxo para dar el grito con familia, amigos y compadres; hombres con pantalón y botas, mujeres con falda y trenzas. Otro año más para celebrar la independencia de nuestro México lindo y querido. Sin embargo, este año volteamos un poco las cosas. Morado en lugar de rojo, representando la interminable lucha por la seguridad de la mujer. Negro en lugar de blanco, sustituyendo la paz que nos falta. Y un verde manchado de sangre, vida derramada de las miles y millones de mujeres asesinadas, silenciadas a golpes e ignoradas por un gobierno que prefiere voltear la mirada, ah mi México feminicida.

El 16 de septiembre es una fecha de gran importancia para los mexicanos, ese día se conmemora la independencia del país de 1810. Tradicionalmente celebrado con platillos típicos, pirotecnia y el clásico grito por parte del presidente de la república; grito que fue opacado por un grito de mayor peso, un grito con significado, determinación y un propósito en común, el grito de las mujeres.

Noche del grito

Este pasado 16 de septiembre de 2020, once días después de la toma de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), México volvió a pintarse de morado. Suelos y paredes rayadas por manifestantes feministas que expusieron su mensaje: “Viva México machista, clasista, misógino, retrograda, intolerante, corrupto, feminicida, inseguro y opresor, ¡VIVA!”. Con miles de fotografías de Jaime Bonilla impresas y colocadas en la explanada de la Plaza de los Tres Poderes frente al Palacio Municipal de Mexicali en Centro Cívico, mientras gritaban a una sola voz: “ustedes no me cuidan, ¡me cuidan mis amigas!”, refiriéndose a los 30-40 policías que rodeaban a las mujeres mientras estas se manifestaban pacíficamente junto con una bandera pintada de morado y rayada en medio “Viva la MATRIA”.

“El 15 y 16 de septiembre son días para celebrar la independencia de México, por ende, también celebrar la cultura y todo lo que involucra al país. Las mujeres que viven en este país no tienen independencia ni libertad, no tenemos nada que festejarle a un país que no nos cuida y que no le importamos”. Suspira profundamente y continúa. “No le importan los 10 feminicidios al día o las violaciones sexuales que ocurren cada 4 minutos. El objetivo principal fue exigirle al gobernador Jaime Bonilla que active la alerta de genero que es y cito: Un mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres único en el mundo. Esta es la petición que se le ha hecho en varias ocasiones de distintas formas al gobernador y no hemos recibido ningún tipo de respuesta, solamente nos ignora.”

Desde que comenzó la manifestación se encontraban autoridades en el lugar, policías hombres, “puros hombres” menciona Ana G. Policías irrespetuosos quienes hicieron la noche imposible para las feministas que se encontraban manifestando pacíficamente. “Nos acercamos al edificio para pegar carteles y llegaron nuevamente los policías a acorralarnos formando una media luna alrededor de nosotras.” En varias ocasiones las autoridades trataban de imponer su poder ante las jóvenes manifestantes pegándose mucho a ellas, faltándoles al respeto con comentarios machistas y burlándose en su cara diciéndoles a carcajadas “deberían ser buenas para agarrar la escoba mejor”, “háganme un sándwich” y “mejor váyanse a estudiar”.

Comenta Ana G que en varias ocasiones tenían que pedirles a los policías que se alejaran porque invadían su espacio personal, nos dice “estaban demasiado pegados a nosotras, a parte la mayoría traía mal el cubrebocas, a mitad de la boca o se lo bajaban”, pero estos solamente se reían en sus caras mientras sostenían su arma, “varios policías al hablar con nosotras traían la mano en la pistola, esas pequeñas actitudes y actos no me intimidaba, solo me hacían enojar”. A pesar de haber pasado por una situación así, menciona con esperanza que el estar rodeada de todas las mujeres le dio poder y tranquilidad puesto que sabía que, si algún policía llegara a hacerle algo, todas saltarían encima de ellos, “te sientes protegida por las mujeres y no por los policías”.

Acciones tomadas por feministas

A lo largo de la noche se implementaron varios símbolos que expresan los diversos sentimientos de enojo e inconformidad por parte de las manifestantes. Uno de estos, que en lo personal llamó mucho mi atención fue la imagen pintada de Jaime Bonilla. Un poco de contexto, el pasado 4 de septiembre se tomó la CNDH en ciudad de México por un grupo de mujeres, con el fin de exigir a las autoridades una resolución a las miles demandas por abuso que llevan años sin ser resultas. (Puede consultar la noticia aquí: https://www.animalpolitico.com/2020/09/quienes-tomada-cndh-como-empezo-protesta/ ).

Dentro de las instalaciones se encontraban cuadros de héroes nacionales los cuales pintaron y rayaron. El cuadro de Francisco I Madero rayado de los labios con rosa y flores alrededor fue el que más causó controversia puesto que fue pintado por una niña que sufrió abuso sexual a los 7 años, estos cuadros siguen en subasta y su valor aumenta cada día (cuadro Francisco I Madero: https://www.allcitycanvas.com/protestas-feministas-cndh-francisco-madero 

Dicho esto, Ana G nos explica que se quiso hacer lo mismo con el gobernador Jaime Bonilla. Haciendo referencia a lo sucedido en ciudad de México con el fin de llamar su atención y para hacerle saber lo inconformes que están las mujeres con el poco trabajo que ha hecho como gobernador. Nos comenta también que algunas mujeres llevaron imágenes de abusadores y feminicidas conocidos para hacer un tendedero bajo las letras de Mexicali, “se pegaron las fotos para exponerlos y que no crean que pueden vivir su vida sin ningún tipo de repercusión”.Muerte a la patria

Además, las manifestantes pintaron la bandera de nuestro queridísimo México, reemplazando el rojo sangre por un morado feminista. “El fin de pintar la bandera fue para llamar la atención del tipo de personas que opinan que la patria es lo máximo, porque la verdad, la patria no existe”. La bandera mexicana ahora no es nada más que un símbolo que perdió su significado, un símbolo que solía representar libertad e independencia, pero ¿Cómo una bandera puede representar libertad cuando no se le brinda a más de la mitad de su población?

Como dice la frase “la revolución será feminista o no será”. Son las mujeres quienes están buscando cambiar este gobierno, son ellas quienes hacen este tipo de movimientos para proteger y defender tanto a las mujeres mismas como a todo tipo de personas. Menciona Ana G, “yo personalmente soy muy apasionada con defender a otros grupos de minoría no solamente las mujeres”.

Un nuevo himno

Asimismo, durante la manifestación se cantaron varios himnos feministas. Por ejemplo, “Mujeres” de Julieta Venegas, la muy famosa y mi favorita “Canción sin miedo” de Vivir Quintana y una recomendada para nuestros lectores y personas interesadas en crear consciencia “Querida muerte (no nos maten)” de Renee Goust, en donde exclama el poderoso mensaje: Estar de suerte ahora es estar viva. “Para mí, cantar estas canciones junto con otras mujeres me trae cierta paz y poder saber que no estoy sola y que juntas podemos hacer un cambio en una sociedad y gobierno super machista” nos dice con seguridad Ana G además de mencionar que las canciones feministas puede que sean fuertes, crudas y explicitas, pero como el feminismo, incomoda porque nos hace darnos cuenta de las injusticias e inseguridades con las que se vive día a día y es por esto mismo que es necesario.

Video/canción Querida Muerte (No Nos Maten) – 

Respuesta a la manifestación

La manifestación levantó indignaciones en diversas redes sociales, “no son formas”, “feminazis de Mexicali”, entre más comentarios de descontento. Para gran parte de la sociedad mexicana, la patria es uno de los símbolos más importantes de México que se debe respetar ante todo. Ana G difiere ante esto puesto que “a nosotras no nos respetan, piensan que se debe respetar más una bandera que a las mujeres”. Tristemente muchas personas se enojan más porque pinten cuadros o paredes que porque maten mujeres.

“Se ha pedido de todas las formas posibles, no solo en esta ocasión ni solo a Jaime Bonilla” comenta Ana G y añade asertivamente “quieras o no la gente si pone más atención cuando hacemos este tipo de cosas, cuando rayamos o pintamos paredes o monumentos solo así es cuando se hacen virales las noticias”. Y cierra con un punto muy bueno puesto que se ha demostrado a lo largo de la historia que “ninguna revolución, ninguna independencia se hizo pidiéndolo por favor”.

Por otro lado, es mayor la respuesta positiva de los ciudadanos, quienes comprenden la necesidad e importancia de la acción ante una situación bastante grave que ha sido ignorada por años. Sin irse tan lejos, uno de los casos más recientes de Mexicali es el feminicidio de Danna Mariam Reyes, al cual el fiscal de Mexicali, B.C., Juan Guillermo Ruiz, hizo el indignante comentario: “Pero pues la niña también traía tatuajes por todos lados”. Danna murió torturada y sus restos fueron quemados, pero claro, ¿si tiene tatuajes al parecer es entendible Sr. Fiscal? Puede consultar la noticia aquí: https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/sociedad/danna-miriam-asesinato-feminicidio-mexicali-baja-california-la-nina-traia-tatuajes-por-todos-lados-fiscal-guillermo-ruiz-5679460.html

Sin embargo, como respuesta hacia la manifestación Anti – Grito, Miguel Mora, presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California (CEDH) expresó su apoyo en la red social de Facebook.

El grafiti siempre ha sido reconocido como una manifestación artística que destaca por su carácter rebelde e ilegal, pero esta forma de expresión es inevitable si se busca llamar la atención de los medios, autoridades, funcionarios y del gobierno mismo. Los diversos símbolos implementados, el vandalismo y la destrucción son necesarias al momento en que se quiere transmitir este importante mensaje. Un mensaje lleno de ruido, un mensaje que incomoda a muchos pero que es inexcusable.

Las mujeres gritan ya no pidiendo ayuda, ahora gritan exigiendo su merecida justicia y derecho a la seguridad. Romper ventanas, incendiar banderas y vestirse de luto es un modo de demostrar el enojo que tenemos, es la ira en su máximo esplendor. Las palabras no bastaron y las mujeres lo resentimos, “nos sembraron miedo, nos crecieron alas”, exclama fuertemente Vivir Quintana en Canción sin Miedo, sin duda alguna es una canción donde la letra deja sin palabras, ¿qué opinas de ella?

Video/ Canción Sin Miedo –

México Feminicida

Ana Gabriella se despide con su opinión respecto a la manifestación,

“El Anti – Grito feminista no solo fue para exigir justicia para mujeres sino para exigir justicia para todos. Exigirle justicia al gobierno y que haga su trabajo, que el gobierno corrupto y misógino que hay aquí en Mexicali como lo hay en todo México, sepa que no nos vamos a quedar calladas porque como dice una frase que me gusta mucho: calladita no te ves más bonita, calladita no te ves. Que sepan que no estamos para nada orgullosas de vivir en este país que no nos cuida ni nos respeta”.

Definitivamente ser mujer en un país como México no es algo sencillo, no es seguro y desde que tengo memoria nunca ha sido justo. Si eres mujer sabes de lo que hablo, sabes que en algún punto de tu vida has sufrido o existe la gran posibilidad que sufras cierto tipo de abuso y/o acoso. Si eres hombre y piensas que las mujeres exageran, te invito a que le preguntes a tus amigas, hermanas, familiares o conocidas, porque créeme que la respuesta a esta pregunta es tan triste como lo es impactante.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.