Escrito por: Sergio Ortiz

Si le preguntaras a alguien cuál es su canción favorita de los Smiths, una de las bandas más reconocidas de post-punk ochentero, lo más probable es que te dirían que alguna de su primer (The Smiths) o penúltimo (The Queen is Dead) disco. Ya que estos fueron los que más pegaron y con buena razón, contienen las canciones más bailables y más pegajosas, ya fuera This Charming Man o There Is a Light That Never Goes Out.

Strangeways, Here We Come por el otro lado fue el último de sus cuatro álbumes lanzados y es de los menos mencionados, aunque para Morrisey y Marr fue de sus mejores trabajos. Lanzado en 1987, poco después de la separación del grupo, como en la mayoría de sus colaboraciones, Marr se encargó de escribir las canciones y Morrisey de poner las letras melancólicas y dolidas que tanto nos siguen lastimando.

Desde A Rush and a Push and the Land Is Ours hasta I Won´t Share You el disco sigue manteniendo los pilares del sonido de los Smiths. La guitarra sesentera, casi psicodélica de Marr y las letras deprimentes y sarcásticas de Morrissey, todo eso pero un poco más pulido. Es así que encontramos la mejor versión de su sonido; las letras son un poco más discretas e inteligentes; la producción está más refinada, con una sonoridad que escapa al sonido rockero ochentero estándar.

Mientras las letras de proyectos anteriores podían llegar a sentirse un poco obvias y repetitivas, con sus temas de autocompasión y desamores; se nota que en este álbum se intentó profundizarle más, con letras más elaboradas y con más concepto. En sí, el álbum sirve como una despedida, planeada o no, y los temas de muerte y melancolía se sienten como una reflexión de los tiempos por venir, después de su separación, después de los Smiths.

Años después Morrisey seguiría con su carrera, pero la gente aún sigue volviendo a los Smiths, cuando ser melancólico se sentía bien y no parecía tener consecuencias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.