Escrito por: Gabriel Franco Villanueva

Pueden haber distintas razones por el cual el integrante de una banda decida iniciar una carrera solista, desde tener ambiciones distintas a las de la banda o un conflicto entre ellos, hasta querer hacer algo más personal o sacar canciones que no tienen cabida en el sonido característico del conjunto. Sea como sea esto siempre es algo arriesgado de hacer, sobre todo si el artista viene de una banda muy famosa, querida o respetada pues tener un gran público como banda no garantiza que este en su totalidad vaya a ser tan fiel para la aventura solista. La intención de esta lista es recomendarles cinco proyectos solistas (en orden cronológico) que están al mismo nivel de lo que hicieron con sus respectivas bandas, o que en su defecto son representaciones de los mejores atributos artísticos del artista.

5.- Pete Townshend – Empty Glass (1980)

Pete no estaba muy bien en la época en que se hizo “Empty Glass”, su segundo álbum, pues estaba luchando contra el abuso de sustancias, con problemas maritales y dolido por la reciente muerte de su amigo y colega Keith Moon, mucho de esto es reflejado en este trabajo.

Comúnmente se han referido a este álbum como “el disco perdido de The Who” y aunque entiendo que hay varias canciones donde los demás integrantes podrían encajar a la perfección (Y que la banda estaba en una decadencia de la cual nunca saldría) la realidad es que este es un proyecto muy personal pues los problemas antes mencionados lo llevaron a sacar un trabajo de temas más introspectivos que van desde la espiritualidad hasta su propia sexualidad.

Musicalmente tiene muchas canciones que son directas pero tienen una estructura que Pete aprovecha para meter arreglos de piano, sintetizadores y solos de guitarra que las hace sentir más grandes de lo que son en realidad. Es un trabajo que no desperdicia ningún segundo y aunque puede ser un poco flojo en sus momentos más poperos no deja nunca de lado el gran genio composicional de Townshend.

Canciones para empezar: “I Am An Animal” // “Jools And Jim” // “A Little Is Enough” // “Empty Glass”.

4.- Brian Wilson – Brian Wilson (1988)

Brian Wilson es un genio, uno que ha sufrido mucho, desde los abusos de su padre hasta la manipulación de su psiquiatra quien lo tenía todo el tiempo medicado y convenció de hacer este disco y aparte darse créditos de producción y composición.

Lejos de ese caos, el debut solista de Brian es una muestra más de su gran ambición pues es otra fusión de pop progresivo y elementos vanguardistas a la “Pet Sounds” aunque con más enfoque en los sintetizadores, dejando en evidencia su mayor falla: la producción, esta hizo que muchas canciones envejecieran muy mal. Pero aun con esto las composiciones son tan ricas en su estructura y gigante instrumentación que muchas de sus mejores canciones radican aquí.

Aunque los temas de las canciones son algo simplistas las letras juguetonas y sinceras hacen que tengan más peso, sumado a que Brian no tenía restricciones y básicamente hizo lo que le antojó dan como resultado un trabajo fácil de escuchar pero para nada sencillo de asimilar por completo, en cada escucha hay algo nuevo por descubrir y es una parada obligada para cualquier fan de la versión más vanguardista de The Beach Boys.

Canciones para empezar: “Love And Mercy” // “Baby Let Your Hair Grow Long” // “There’s So Many” // “Meet Me In My Dream Tonight”.

3.- Gustavo Cerati – Amor Amarillo (1993)

El lanzamiento más personal de Cerati es (a diferencia de los anteriores en la lista) bastante positivo pues es resultado de sus sentimientos hacia su esposa y la espera de su primer hijo, por ello también tiene una propuesta más etérea y ambiental fusionada con elementos folk y, claro, rock.

Quizá es por no tener hits tan grandes como en posteriores entregas pero siento que este es el lanzamiento solista más ignorado del artista, admito que no es tan ambicioso como otros y es hasta sutil pero es eso mismo lo que le da un gran equilibro entre los sentimientos que intenta exponer y su personalidad como artista pues varias de las cosas presentadas aquí ya habían sido mostradas en Soda Stereo pero definitivamente no de una forma tan aterrizada.

Incluso hay muestras pequeñas de lo que veríamos en su siguiente disco e incluye un cover a Luis Alberto Spinetta quien fuera héroe musical de Cerati, si eso no habla de lo íntimo que es este trabajo no sé qué lo haga. Fundamental para entender la evolución de su sonido, temáticamente jamás haría un disco tan al desnudo.

Canciones para empezar: “Amor Amarillo” // “Lisa” // “Pulsar” // “Ahora Es Nunca”.

2.- Serj Tankian – Elect The Dead (2007)

A pesar de que su papel como vocalista fue fundamental para System Of A Down, Serj era el compositor principal de la letra pero no de la música, en este trabajo (su debut solista) compone todas las canciones y toca una gran cantidad de instrumentos.

El trabajo es muy sólido, aunque cuenta con varios guiños a su trabajo en System logra infectar su sonido con su propia personalidad dando como resultado canciones con una intención más dramática y letras mucho menos abstractas y juguetonas, estas van al punto, con una clara intención de protesta y aunque a veces puede sentirse muy “en tu cara” hay una gran cantidad de momentos en los que Serj mete una distinta instrumentación a lo mostrado en System que le da bastante variedad.

Sin contar que es en extremo entretenido, quizá sea más fácil de digerir para quien ya está acostumbrado a System pero aun así no puedo dejar de recomendarlo.

Canciones para empezar: “The Unthinking Majority” // “Saving Us” // “Sky Is Over” // “Lie Lie Lie”.

1.- Jack White – Boarding House Reach (2018)

Después de The White Stripes no hay un proyecto de Jack que me interese tanto, en general me gustan sus bandas alternas pero no me emocionan como la banda que lo hizo famoso, bueno, eso era hasta que escuche este disco.

Uno de los trabajos más injustamente infravalorado de la década pasada, aunque también lo puedo entender pues no es como ninguno de sus anteriores trabajos, a pesar de que cuenta con elementos de Garage Rock o Blues las canciones de este producto están más estructuralmente asociadas con el Hip-Hop, la música electrónica y la improvisación, están llenas de elementos que no son muy atractivos al oído a primera escucha pero créanme cuando les digo que vale la pena regresar a escucharlos.

Es su versión del rock experimental, lleno de sonidos extraños, donde la fusión de géneros es tan natural que solamente suena a sí mismo, al mismo tiempo que también suena a Jack White pues no se pierde su personalidad ni su voz artística. Este disco tiene todo para ser influyente, quizá cuando sea redescubierto o mejor valorado en el futuro.

Canciones para empezar: “Connected By Love” // “Ice Station Zebra” // Over And Over And Over” // “Respect Commander”.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.