Escrito por: Gabriel Franco Villanueva

 

Es bastante normal que una banda o un artista no consigan el éxito desde su primer disco, es algo que lleva tiempo y cuando este llega también es muy normal que el público empiece a escuchar su trabajo desde que se hicieron famosos en adelante, dejando atrás lanzamientos anteriores.

En este listado hablaré de cinco discos que considero que merecen más reconocimiento dentro de la discografía de su respectivo artista, no digo que no sean conocidos, de hecho vienen de bandas muy populares pero creo que fueron ensombrecidos por éxitos posteriores. La intención entonces es que le den una oportunidad a estos si solo conocen lo más popular de cada uno o de lo contrario reflexionar sobre el papel que estos discos tienen en el resto de su discografía.

 

5.- Pink Floyd – The Piper At The Gates Of Dawn (1967)

Aunque Pink Floyd tiene clásicos en casi todas las etapas de su carrera no hay duda de que su estatus de leyenda les llegó en 1973 con la salida de “The Dark Side Of The Moon” y continuarían sacando álbumes de la misma o mayor calidad hasta 1979, por ello entiendo que mucha gente solo conozca esa parte, la más clásica, la más icónica y memorable.

“Astronomy Domine” e incluso “Interstellar Overdrive” son los cortes más conocidos de su primer disco, quizá esté relacionado con que son temas largos y de grandes instrumentales pues suenan más al Pink Floyd que todos alaban, la cosa es que fuera de eso “The Piper…” es un gran disco gracias al liderazgo de Syd Barret quien no solo fue una figura clave para la psicodelia de finales de los sesenta sino también un gran compositor que va muy bien de la mano con el resto de la banda. Su técnica instrumental no solo se limitan a la experimentación e improvisaciones, también hay tracks Folk y hasta influencias de Jazz que nunca desentonan con el resto del producto.

Este no solo es un lanzamiento esencial para comprender cómo se popularizó la psicodelia, también es un gran disco por parte de la banda, algo primitivo si se le compara con lo ambiciosos que serían en el futuro pero es un debut muy importante para la historia de la música en general gracias a su influencia y composiciones que rozan lo vanguardista.

Canciones para empezar: “Lucifer Sam” // “Flaming” // “Interstellar Overdrive” // “Bike”.

 

4.- Talking Heads – Talking Heads: 77 (1977)

Me molesta de sobremanera que “Psycho Killer” sea la única canción masiva de este disco, no me malentiendan, es una muy buena canción, entiendo por qué es la más popular de la banda, pero es una injusticia que ninguna otra de este trabajo este ni un poquito cerca de ser tan popular.

Talking Heads tiene un debut muy interesante pues aunque el Art Punk, New Wave y Post-Punk dominaban la segunda mitad de los setentas ninguna banda sonaba como ellos, tienen un sonido que parece haber salido de la nada y eso es algo que me fascina mucho de este trabajo ya que normalmente a una banda le cuesta hacerse de una personalidad pero este trabajo suena a Talking Heads y nada más. Es una fusión de los géneros antes mencionados pero con influencias Funk, mezclado con la característica voz de Byrne y la banda que suena excelente, no muy limpios, no muy sucios, suenan perfecto, tienen cierta elegancia sin sacrificar los esfuerzos más rebeldes e inconformistas. Todo eso sin hacer menos las grandes melodías, una decente variación de instrumentos y experimentación.

Este es un disco muy superior dentro de su discografía, mucho mejor que el que le seguiría y varios al final de su carrera, entretenido y divertido, directo y hasta sutil en algunos momentos, si solo conoces “Psycho Killer” u “Once In A Lifetime” este es un disco excelente para adentrarse a su carrera, aunque con cuidado pues es algo adictivo.

Canciones para empezar: “Uh-Oh, Love Comes To Town” // “Happy Day” // “The Book I Read” // “Pulled Up”.

 

3.- Fito Páez – Del 63 (1984)

Justo después de grabar un par de discos con Charly García, Fito sacaría su debut el cual debo admitir puede tener como principal desventaja lo muy calcadas que tiene sus influencias, pero una vez dejando eso a un lado están los inicios de uno de los más grandes compositores del rock en español.

La primera etapa solista de Fito no tiene las tendencias pop de sus canciones más famosas, de hecho estos discos son algo oscuros y más asociados con el tango, y aunque en este trabajo Fito aún no se definía como artista (eso llegaría en su siguiente trabajo: “Giros”) hay acá bastante de lo que lo hizo famoso, desde su particular estilo de canto y potente voz, hasta sus frescas melodías y letras introspectivas. Quizá también por ser tan joven tiene bastante campo para meterse a varios géneros como la rumba, bossanova y el ya mencionado tango, el cual mezcla con un rock ochentero que nunca pierde solidez.

Aunque no es perfecto y tiene varios fallos en su producción este disco está lleno de la personalidad del artista, suena bastante único incluso dentro de su propia discografía, algo sorprendente para alguien de veintiún años y aparte logra tomar las influencias de artistas Argentinos para hacer lo suyo, si solo has escuchado “Al Lado Del Camino” (excelente canción por cierto) o “Dar Es Dar” te sugiero que escuches “Del 63” y te dejes llevar.

Canciones para empezar: ”Del Sesenta Y Tres” // “Tres Agujas” // “Sable Chino” // “Un Rosarino En Budapest”.

2.- Rammstein – Herzeleid (1995)

Para mí siempre es algo difícil hablar de Rammstein ya que es una de las pocas bandas que tiene como particularidad un sonido muy poco evolutivo, si escuchan este trabajo y el más reciente notarán claras mejoras pero no una gigantesca evolución y realmente no creo que lo necesite, Rammstein sigue sonando muy bien al día de hoy.

Este trabajo sin embargo es el más visceral de todos, el más crudo por decirlo de alguna forma, donde los elementos más pesados le hacen verdadera justicia al término industrial pues suenan como una maquina demoledora y estrujante gracias al sonido crujiente de las guitarras, aunque por otro lado (como todo disco de Rammstein) no tienen miedo de mostrar su lado más melódico y todo lo anterior dicho es fusionado con sonidos más asociados al Synthpop y hasta más reminiscentes a Kraftwerk que otra cosa.

Lindemann no tiene la mayor entrega pero es capaz de llevar la personalidad a su voz a cualquier lado que necesite potenciando lo que hace la música. Mención aparte merece “Seeman” la única balada del disco y una de las mejores canciones de la banda en general, tiene una gran carga emocional y una desoladora atmósfera.

Este no es mi disco favorito de ellos pero creo que después de la salida de “Du Hast” y discos con una temática más digerible este se fue quedando atrás con el tiempo y es una pena porque aunque muestra a la banda en su estado más directo y sin tanta teatralidad contiene un puñado de buenas canciones.

Canciones para empezar: “Der Meister” // “Weisses Fleisch” // “Seeman” // “Laichzeit”.

1.- Tyler, the Creator – Bastard (2009)

Después de la salida de la canción “Yonkers” y el álbum “Goblin”  la popularidad de Tyler estalló, comenzó formalmente su ascenso a la fama, algo desafortunado pues el segundo álbum es una mala versión del primero: “Bastard”.

Quizá no haya un gran atractivo para los recientes fans de Tyler pues este es un trabajo muy juvenil, demasiado en algunas partes, Tyler en esta época se ponía en los zapatos de un personaje violento, misógino, sexista, homofóbico y todo lo políticamente incorrecto a la hora de hacer un álbum, muy diferente al introspectivo Tyler que comenzó en “Flower Boy”, diferente al menos líricamente pues uno de los aspectos más interesantes de este trabajo es la música llena de sintetizadores y estructuras extrañas, un trabajo que parece tener mejor convivencia con los clásicos del Horrorcore por su ambientación oscura y hasta terrorífica.

Todo el potencial de Tyler está aquí, mucho de lo que presenta sería mejorado en sus siguientes entregas, de hecho hay un poco de cada disco acá, no es ninguna obra maestra pero es la prueba de que su sonido actual no es algo que salió de la nada, es algo que ha ido trabajando con los años a prueba y error, la mayor prueba siendo que sus dos últimos trabajos son los mejores y si todo sale bien aún hay mucho más que explorar. Mientras tanto escuchen “Bastard”, un trabajo que merece ser revivido por sus nuevos y viejos fans.

Canciones para empezar: “Odd Toddlers” // “Pigs Fly” // “Parade” // “Sarah”.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.